Filtros

Libros

Multimedia

Autor

Educación

Actividades

Logo San Pablo

Pan de la Palabra

11 Enero 2020


  • Feria - Blanco
  • Santo Tomás de Cori

PRIMERA LECTURA 
Si le pedimos algo de acuerdo con su voluntad, Él nos escucha.
Lectura de la Primera Carta del apóstol san Juan 5, 14-21

Queridos míos: Es tal la confianza que tenemos en Dios, que si le pedimos algo de acuerdo con su voluntad, Él nos escucha; y sabiendo que nos escucha cuando se lo pedimos, estamos seguros de recibir lo que pidamos. Si alguien ve a su hermano cometer un pecado que no le ha causado la muerte, pídale a Dios, que Él le dará vida; me refiero a los pecados que no causen la muerte eterna. Porque hay un pecado que de hecho la causa; y en tal caso no le digo que pida a Dios. Toda mala acción es ya un pecado, pero no todo pecado causa sin más la muerte eterna. Sabemos que todo el que ha nacido de Dios ha dejado de pecar, porque el Hijo de Dios lo protege y el maligno no puede tocarlo. Sabemos que nosotros pertenecemos a Dios mientras que el mundo entero está en poder del maligno. Pero también sabemos que el Hijo de Dios vino y nos dio entendimiento para que podamos conocer al verdadero Dios. Y estamos unidos al verdadero Dios porque estamos unidos a su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios y la vida eterna. Hijitos, ¡cuidado con los ídolos!

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Salmo 149
R/. Yo te invoco porque tú me respondes, Dios mío.

• Canten al Señor un cántico nuevo, resuene su alabanza en la asamblea de los fieles; que se alegre Israel por su Creador, los hijos de Sion por su Rey. R/.
• Alaben su nombre con danzas, cántenle con tambores y cítaras; porque el Señor ama a su pueblo y adorna con la victoria a los humildes. R/.
• Que los fieles festejen su gloria y canten jubilosos en filas, con vítores a Dios en la boca. Es un honor para todos sus fieles. R/.

EVANGELIO
Jesús debe crecer y Juan el Bautista disminuir.
Del Evangelio según san Juan 3, 22-30

Se fue Jesús con sus discípulos a la región de Judea y pasó allí algún tiempo con ellos bautizando. Por su parte, Juan el Bautista estaba bautizando en Enón, cerca de Salim, porque había allí agua abundante. La gente llegaba y recibía el bautismo, pues todavía no habían metido a Juan en la cárcel. Y se produjo una discusión entre los discípulos de Juan y un judío acerca de los baños de purificación. Entonces fueron a donde Juan y le dijeron: “Oye, maestro, el que estaba contigo al otro lado del Jordán, el hombre a favor del cual tú diste testimonio, también está bautizando, y todos se van a donde Él”. Juan les dio esta respuesta: “Uno no puede quedarse con nada, si Dios no se lo da. Ustedes mismos son testigos de que dije que yo no era el Mesías, sino que fui enviado delante de Él. El que se casa con la novia es el novio. Lo que hace el amigo del novio, que lo acompaña como testigo, es alegrarse cuando lo siente llegar. Por eso ahora mi alegría es completa. Él debe crecer y yo disminuir”.

 Palabra del Señor.

LECTIO DIVINA

PARA MEDITAR

La carta de Juan termina, en el último día ferial del Tiempo de Navidad, con varias ideas más o menos repetidas de días anteriores. Ante todo, la convicción de que “si pedimos al Hijo de Dios algo según su voluntad, nos escucha”. Nuestra comunión de vida con Cristo Jesús nos llena de confianza ahora y ante el momento del juicio. Nuestra oración será escuchada. Esta confianza se extiende también al caso del pecado. Todos somos pecadores, pero “el engendrado de Dios”, o sea, Cristo Jesús, “nos guarda” y nos da fuerza en nuestra lucha contra el mal.

Juan nos ha puesto en guardia ante la posibilidad de negar la luz, de vivir en el odio, de no creer en verdad en Cristo Jesús sino en los ídolos. Es bueno que todos, ya desde pequeños, tengamos conciencia de que existe el mal que somos débiles, que podemos fácilmente fallar al amor de Dios y al amor al prójimo, y que por tanto no estamos viviendo en plena vida, sino en la penumbra o en la debilidad y la muerte.

La última de las manifestaciones de Jesús que hemos ido leyendo estos días, es la que se nos presenta hoy, último día ferial de la Navidad: el testimonio del Bautista, una vez más. Los discípulos del Bautista sienten celos porque Jesús también está bautizando. Pero Juan muestra la grandeza de su corazón y la coherencia con su postura de precursor. Vuelve a recordar: “Yo no soy el Mesías”, y se compara con el amigo del esposo, que acompaña a este a la boda. Él no es el esposo, sino el compañero, que se alegra por la alegría del esposo. Juan dice claramente: “Él tiene que crecer y yo tengo que menguar”.

PARA REFLEXIONAR

  • ¿Nos predicamos a nosotros mismos, en nuestro testimonio cristiano? ¿Queremos triunfar nosotros, o que triunfe el Reino, el amor de Dios?

ORACIÓN

Señor, qué dulce es tu Palabra y que admirables son tus obras. Gracias por darnos en tu Hijo la mejor prenda de tu amor. Amén.


Complementa los ocho (8) pasos de la Lectio Divina adquiriendo el Misal Pan de la Palabra en: