Filtros

Libros

Multimedia

Autor

Educación

Actividades

Logo San Pablo

Pan de la Palabra

16 Noviembre 2018


  • Memoria libre - Verde/Blanco
  • SANTA MARGARITA DE ESCOCIA O SANTA GERTRUDIS, VIRGEN

PRIMERA LECTURA
El que permanece fiel a la doctrina de Cristo, ese sí vive unido al Padre y al Hijo.
De la Segunda carta del apóstol san Juan 4-9

Hermanos: Me ha dado mucha alegría enterarme de que muchos de ustedes viven de acuerdo con la verdad, según el mandamiento que hemos recibido del Padre. Les ruego, pues, hermanos, que nos amemos los unos a los otros. No se trata de un mandamiento nuevo, sino del mismo que tenemos desde el principio.

El amor consiste en vivir de acuerdo con los mandamientos de Dios. Y el mandamiento consiste en vivir de acuerdo con el amor, como lo han escuchado desde el principio. Ahora han surgido en el mundo muchos que tratan de engañar, pues niegan que Jesucristo sea verdadero hombre. Éstos son el verdadero impostor y anticristo.

Pongan, pues, atención para que no pierdan el fruto de sus trabajos y puedan recibir la recompensa completa. Quien se aparta de la verdad y no permanece fiel a la doctrina de Cristo, no vive unido a Dios; el que permanece fiel a la doctrina de Cristo, ése sí vive unido al Padre y al Hijo.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 118

R/. Dichoso el que cumple la ley del Señor.

• Dichoso el hombre de conducta intachable, / que cumple la ley del Señor. / Dichoso el que es fiel a sus enseñanzas / y lo busca de todo corazón. R/.
• Con todo el corazón te voy buscando; / no me dejes desviar de tus preceptos. / En mi pecho guardaré tus mandamientos, / para nunca pecar en contra tuya. R/.
• Favorece a tu siervo, / para que viva y observe tus palabras. / Ábreme los ojos para ver / las maravillas de tu voluntad. R/. 

EVANGELIO
Lo mismo sucederá el día en que el Hijo del hombre se manifieste.
Del Evangelio según  san Lucas 17, 26-37

En aquellos días, Jesús dijo a sus discípulos: “Lo que sucedió en el tiempo de Noé también sucederá en el tiempo del Hijo del hombre: comían y bebían, se casaban hombres y mujeres, hasta el día en que Noé entró en el arca; entonces vino el diluvio y los hizo perecer a todos. Lo mismo sucedió en el tiempo de Lot: comían y bebían, compraban y vendían, sembraban y construían, pero el día en que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y los hizo perecer a todos. Pues lo mismo sucederá el día en que el Hijo del hombre se manifieste.

Aquel día, el que esté en la azotea y tenga sus cosas en la casa, que no baje a recogerlas; y el que esté en el campo, que no mire hacia atrás. Acuérdense de la mujer de Lot. Quien intente conservar su vida, la perderá; y quien la pierda, la conservará. Yo les digo: aquella noche habrá dos en un mismo lecho: uno será tomado y el otro abandonado; habrá dos mujeres moliendo juntas: una será tomada y la otra abandonada”. Entonces los discípulos le dijeron: “¿Dónde sucederá eso, Señor?”. Y Él les respondió: “Donde hay un cadáver, se juntan los buitres”.    

Palabra del Señor.
 

Sin mirar atrás

Verdad: La Palabra de hoy es contundente: para entrar a formar parte del Reino (vivir unido a Dios), es necesario amar al prójimo, con la misma pasión con que nos amó Cristo, sin apartarnos de sus mandamientos y de su “doctrina”. Quien no practica el “mandamiento del amor” con los demás, no sólo que vive alejado de Dios, sino que niega a Cristo, niega sus enseñanzas y rechaza la salvación y la vida eterna. La mejor forma de demostrar nuestra fe es a través de la práctica del amor. A esto se refiere el apóstol cuando habla de “vivir de acuerdo a la verdad”. El Reino de Dios ya está actuando y es necesario mantenernos expectantes y preparados, sin dejarnos engañar por falsos mesianismos ni por esperanzas efímeras. Debemos llevar la vida con normalidad, sin caer en exageraciones, con la mirada fija en el cielo, en la salvación, con la misma fe que distinguió a Noé y a Lot.

La justicia de Dios se aproxima, dice Jesús, y hay que “estar preparados”. ¿Cómo? Con la práctica de los mandamientos. Quien vive de acuerdo a la voluntad del Señor no teme, sino que espera con anhelo su presencia. La preparación implica un camino de conversión continua, con la vista hacia adelante, sin detenerse ni mucho menos retroceder; por eso dice Jesús: “Si está en el campo”, es decir, en camino, “que no mire hacia atrás”, sino que siga adelante, con la confianza plena en Dios.

Camino: “Perder la vida por causa de Jesús puede suceder de dos maneras: explícitamente confesando la fe, o implícitamente defendiendo la verdad” (Papa Francisco).
Vida: Haz, Señor, que logremos descubrir que el Reino de Dios ya está presente en medio de nosotros, cuando actuamos con sencillez y humildad. Amén.

;