Logo San Pablo

Pan de la Palabra


24 Octubre 2021

  • TRIGÉSIMO DOMINGO ORDINARIO - JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES
  • Verde – Salterio

PRIMERA LECTURA
Del libro de Jeremías 31, 7-9

Así dice el Señor: “Aclamen a Israel, lancen vivas al primero de los pueblos; pregonen mi alabanza y digan: ‘Señor, salva a tu pueblo, al resto que queda de Israel.’
Porque voy a traerlos del país del norte, a reunirlos del último rincón del mundo. Volverán hasta los ciegos y los cojos, las embarazadas al igual que las madres con recién nacidos: ¡volverá una enorme multitud! Regresarán los que lloran; haré que vuelvan con la súplica en los labios. Los llevaré a corrientes de agua por un camino llano, donde no tropiecen. Pues yo soy el Padre de Israel, y Efraín es mi hijo mayor”. palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Salmo 125
R/. Señor, tú cambias nuestro llanto en alegría.
Cuando el Señor cambió la suerte de Sion, nos parecía soñar: la boca se nos llenaba de risas, la lengua de cantares.R/.
Hasta los gentiles decían: “El Señor ha estado grande con ellos”. El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres.R/.
Que el Señor cambie nuestra suerte como los torrentes del Negueb. Los que sembraban con lágrimas cosechan entre cantares. R/.
Al ir iban llorando, llevando la semilla; al volver, vuelven cantando, trayendo sus gavillas. R/.


EVANGELIO
Del Evangelio según san Marcos 10, 46-52

Al salir Jesús de Jericó, acompañado por sus discípulos y una gran multitud, encontró a Bartimeo, el hijo de Timeo, un mendigo ciego que estaba sentado junto al camino. Él, al oír que era Jesús de Nazaret, empezó a gritar: “¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!”.
Muchos lo reprendían y le decían que se callara. Pero él gritaba mucho más todavía: “¡Hijo de David, ten compasión de mí!”. Jesús se detuvo y mandó llamar al ciego. Entonces lo llamaron y le dijeron: “¡Ten confianza! ¡Levántate, que te llama!”.
Él tiró su capa, de un salto se puso de pie y fue a donde estaba Jesús, el cual le preguntó: “¿Qué quieres que haga por ti?”. El ciego le contestó: “Maestro, ¡que recobre la vista!”. Jesús le dijo: “Vete, tu fe te ha dado la salud”. Y enseguida recobró la vista y fue siguiendo a Jesús por el camino.

Palabra del Señor.

 

 

LECTIO DIVINA

Para meditar
 

También podemos dejarnos interpelar por la escena del evangelio en el sentido de cómo tratamos a los ciegos que están a la vera del camino, buscando, gritando su deseo de ver. Hay muchas personas, jóvenes y mayores, que no encuentran sentido a la vida y que pueden dirigirse a nosotros, los cristianos, por si les podemos dar una respuesta a sus preguntas.

 

¿Somos de los que se molestan por esos gritos, porque siempre resulta incómodo el que pide o el que formula preguntas? ¿o nos acercamos a la persona y la conducimos a Jesús, diciéndole amablemente: “Ánimo, levántate, que te llama”?

Cristo es la Luz del mundo. Pero también nos encargó a nosotros que fuéramos luz y que esa lámpara alumbre a otros, para que no tropiecen y vean el camino. ¿A cuántos hemos ayudado a ver, a cuántos hemos podido decir que se levanten y que acudan a Cristo Jesús?
 

Para reflexionar

¿Cuál es comportamiento del ciego Bartimeo? ¿Cuál es para nosotros la lección de la curación del ciego Bartimeo?

Oración final
Señor Jesús, con la curación de Bartimeo nos enseñas que quien escucha tu Palabra y cree que tú eres el Hijo de Dios camina en la luz. Sana nuestra ceguera para contemplar tu rostro. Amén.


Complementa los ocho (8) pasos de la Lectio Divina adquiriendo el Misal Pan de la Palabra en:


"Tiene Dios poder para colmarlos de toda clase de favores, de modo que, teniendo siempre lo suficiente, les sobre para obras buenas". (2 Corintios 9, 8). Puedes colaborarnos en esta obra de evangelización con tu donación: https://bit.ly/2DZuzDE

 


Suscríbete a nuestro newsletter ENTÉRATE DE LAS ÚLTIMAS NOVEDADES Y RECIBE DESCUENTOS EXCLUSIVOS

whatsapp chat