Filtros

Libros

Multimedia

Autor

Educación

Actividades

Logo San Pablo

Pan de la Palabra

21 Mayo 2019


  • Memoria libre – Blanco/ Rojo
  • SAN CRISTÓBAL MAGALLANES Y COMPAÑEROS, MÁRTIRES

PRIMERA LECTURA
Contaban a la comunidad cristiana lo que había hecho Dios por medio de ellos.
De los Hechos de los Apóstoles 14, 19-28

De Antioquía y de Iconio llegaron a Listra algunos judíos, que convencieron a la multitud y apedrearon a Pablo y lo arrastraron fuera de la ciudad, pensando que estaba muerto. Pero los discípulos lo rodearon, y él se levantó y entró a la ciudad. Al
día siguiente salió con Bernabé para Derbe. Y después de predicar el Evangelio en aquella ciudad y de ganar más discípulos para Cristo, volvieron a Listra, Iconio y Antioquía de Pisidia, para animar a los discípulos y recomendarles que se mantuvieran firmes en la fe. Porque, como les decían, es necesario pasar por muchas tribulaciones para entrar al Reino de Dios. En cada iglesia instituían presbíteros, y con oraciones y ayunos dejaban en manos del Señor a los discípulos, ya que en Él habían puesto su fe. Después de atravesar el territorio de Pisidia llegaron a Panfilia. Anunciaron el Evangelio en Perge y luego bajaron a Atalía. Y terminada su misión, se embarcaron para Antioquía de Siria, donde puestos en manos de Dios la habían iniciado. Al llegar, pues, a Antioquía reunieron a la iglesia y contaron todo lo que Dios había hecho por medio de ellos y cómo había abierto las puertas de la fe a los no judíos. Y se quedaron allí bastante tiempo con los discípulos.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 144
R/. Los que sembraban con lágrimas cosechan entre cantares.

• Que todas tus criaturas te den gracias, Señor, que te bendigan tus fieles.  R/.
• Que proclamen la gloria de tu reinado, que hablen de tus hazañas, explicando tus hazañas a los hombres, la gloria y majestad de tu reinado. R/.
• Tu reinado es un reinado perpetuo, tu gobierno va de edad en edad. R/.
• Pronuncie mi boca la alabanza del Señor, todo viviente bendiga su santo nombre por siempre jamás.  R/.

EVANGELIO
Mi paz les doy.
Del Evangelio según san Juan 14, 27-31a

En la última cena, dijo Jesús a sus discípulos: “La paz les dejo, mi paz les doy. Pero yo no doy la paz como la da el mundo. No se inquiete su corazón ni se acobarde. Ya oyeron lo que les dije: ‘Me voy, pero volveré a ustedes’. Si me amaran, se alegrarían de que regreso al Padre, porque el Padre es más grande que yo. Se lo digo ahora, antes que suceda, para que cuando suceda crean. Ya no voy a hablar mucho con ustedes, porque llega el que domina este mundo, aunque sobre mí no tiene poder. Pero es preciso que el mundo se dé cuenta de que yo amo al Padre y hago lo que Él me ordenó”.

 Palabra del Señor.

LECTIO DIVINA

PARA MEDITAR

Como testigos de la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, y miembros de la comunidad de la Iglesia, debemos dejarnos conducir por el Espíritu Santo y la fuerza de la Palabra al momento de comunicar el mensaje de salvación en nombre de Jesús y de Dios Padre, y no en nombre nuestro.

Cuando Jesús explica que quien lo ama guarda sus mandamientos, no está buscando su propio bien, sino el bien de los otros. Porque los mandatos de Jesús buscan el bien de cada persona, junto con el bien de los demás. Si recordamos cada una de las enseñanzas de Jesús, podremos ver que su propuesta es para el bien personal de cada uno junto con los otros. Por ello se puede decir que guardar sus mandamientos es expresión de su amor a Jesús. En ese amor a Jesús, se hace patente también el amor al prójimo, el amor al adversario, y el amor a Dios que Jesús manda. Es el bien de Dios para todos.

PARA REFLEXIONAR

  • Tenemos la promesa del don del Espíritu para ayudarnos a entender la Palabra de Jesús. ¿Invocamos la luz del Espíritu cuando vamos a leer y a meditar la Escritura?

ORACIÓN

¡Oh Dios!, que unes los corazones de tus fieles en un mismo deseo; inspira a tu pueblo el amor a tus preceptos y la esperanza en tus promesas, para que, en medio de las vicisitudes del mundo, nuestros corazones estén firmes en la verdadera alegría. Amén.


Complementa los ocho (8) pasos de la Lectio Divina adquiriendo el Misal Pan de la Palabra en: