Filtros

Libros

Multimedia

Autor

Educación

Actividades

Logo San Pablo

Pan de la Palabra

31 Mayo 2019


  • Fiesta - Blanco
  • VISITACIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

PRIMERA LECTURA
El Señor será el Rey de Israel dentro de ti.
Lectura de la profecía de Sofonías 3, 14-18

Regocíjate, hija de Sion; grita de júbilo, Israel; alégrate y gózate de todo corazón, Jerusalén. El Señor ha cancelado tu condena, ha expulsado a tus enemigos. El Señor será el rey de Israel, en medio de ti, y ya no temerás. Aquel día dirán a Jerusalén: “No temas, Sion, no desfallezcan tus manos. El Señor, tu Dios, en medio de ti, es un guerrero que salva. Él se goza y se complace en ti, te ama y se alegra con júbilo como en día de fiesta. Apartaré de ti la amenaza, el oprobio que pesa sobre ti”.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Isaías 12
R/. Qué grande es en medio de ti el Santo de Israel.

• El Señor es mi Dios y salvador: confiaré y no temeré, porque mi fuerza y mi poder es el Señor, Él fue mi salvación. Y sacarán aguas con gozo de las fuentes de la salvación. R/.
• Den gracias al Señor, invoquen su nombre, cuenten a los pueblos sus hazañas, proclamen que su nombre es excelso. R/.
• Tañan para el Señor, que hizo proezas, anúncienlas a toda la tierra; griten jubilosos, habitantes de Sion: “Qué grande es en medio de ti el Santo de Israel”. R/.

 

EVANGELIO
¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?
Del Evangelio según san Lucas 1, 39-56

En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito: “¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá”. María dijo: “Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide  vacíos. Auxilia a Israel, su siervo,acordándose de la misericordia –como lo había prometido a nuestros padres– en favor de Abrahán y su descendencia por siempre”. María se quedó con Isabel unos tres meses y después volvió a su casa.

 Palabra del Señor.

LECTIO DIVINA

PARA MEDITAR

Hoy, fiesta de la visitación de Nuestra Señora, el evangelio habla de la visita de María a su prima Isabel. Lucas acentúa la prontitud de María en atender las exigencias de la Palabra de Dios. El ángel le habló de que María estaba embarazada e, inmediatamente, María se levanta para verificar lo que el ángel le había anunciado, y sale de casa para ir a ayudar a una persona necesitada.

María visita a Isabel y comparte su fe y su experiencia del milagro de Dios obrado en ella. Isabel reconoce en María la bendición que Dios ha realizado en ella y seguirá realizando para la humanidad. María, por su parte, proclama en voz alta la grandeza de Dios Salvador que viene a traer la misericordia y la salvación. Con Isabel hoy reconocemos la entrega generosa de María al plan de Dios, y con María proclamamos las obras de Dios.

María glorifica el Señor, y llena de júbilo mira de antemano las bienaventuranzas que le esperan de parte de todos los pueblos de la tierra; percibe la liberación que Dios obra en favor de su pueblo gracias a su misericordia, en fin, es un canto de alabanza. Con María celebremos la presencia del Señor en medio de los suyos, pues en ella se hace presente la acción de Dios a favor de su pueblo.

PARA REFLEXIONAR

  • ¿Qué nos impide descubrir y vivir la alegría de la presencia de Dios en nuestra vida?
  • ¿De qué manera la alegría de la presencia de Dios está aconteciendo hoy en nuestra vida personal y comunitaria?

ORACIÓN

Señor Jesús: que fuiste causa de alegría para el mundo entero desde cuando estabas en el vientre de tu santa Madre; concédenos seguir el ejemplo que ella nos da. Amén.


Complementa los ocho (8) pasos de la Lectio Divina adquiriendo el Misal Pan de la Palabra en: