Filtros

Libros

Multimedia

Autor

Educación

Actividades

Logo San Pablo

Misa

Santa Misa I Domingo de Cuaresma



Santa Misa I Domingo de Cuaresma

Para meditar

El género humano ha sido creado por la Palabra, ella es su origen y el fundamento de su existencia, su vida está orientada hacia ella, pero la presencia del mal le puede orientar en otra dirección, a la no escucha o desobediencia de la Palabra, como efectivamente sucedió. Precisamente ése es el origen del pecado, y se debe cargar con las consecuencias de esa desobediencia a la Palabra.

La desobediencia primera de la Palabra de Dios tuvo consecuencias para todo el ser humano, ahora privado de la gracia de Dios. La fidelidad de Dios hizo que sobreabundara la gracia, a tal punto que no es comparable con el delito, pues por la gracia de Jesucristo en su misterio pascual todos han sido hechos justos y lo que era signo de condenación se ha convertido en causa de justificación.

Si la desobediencia a la Palabra condujo a la muerte, la obediencia a la vida. Jesús, al ser tentado por el maligno, se le enfrenta precisamente con la Palabra, haciéndola norma de su vida y conducta y punto de referencia de su relación con el Padre. Ser fiel a su Padre es sinónimo de ser fiel a su Palabra. Vivir de la voluntad de su Padre es vivir de su Palabra y hacer experiencia vital de ella.

La Cuaresma dirige nuestra atención hacia el fundamento de la Iglesia cristiana, la Palabra de Dios, no solo como conocimiento o saber humano de origen divino, sino como experiencia vital. No se trata solo de una palabra escrita, letra muerta del pasado, sino de una Palabra viva encarnada en Jesucristo, que tiene el poder de enfrentar y derrotar al enemigo, que tan solo la usa como instrumento de seducción o tentación. La comunidad eclesial es responsable de comunicar la Palabra de Dios como generadora de diálogo entre Él y el ser humano y como experiencia vital.

Para reflexionar

● ¿Qué tienen que ver el Espíritu, el desierto, el ayuno y el hambre con las tentaciones de Jesús?

● ¿Cómo entendemos y vivimos la conversión a la que nos invita el tiempo de Cuaresma?

Oración final

Señor, concédenos la gracia de tu Espíritu para conocer e interpretar tu Palabra de modo existencial y así ser comunicadores de vida abundante para cuantos se nos han encomendado. Amén.


Complementa los ocho (8) pasos de la Lectio Divina adquiriendo el Misal Pan de la Palabra