Filtros

Libros

Multimedia

Autor

Educación

Actividades

Logo San Pablo

Misa

Santa Misa Jesucristo, Rey Del Universo



Santa Misa Jesucristo, Rey Del Universo

PARA MEDITAR

La liturgia que corona el año nos convoca e interpela a hacer que el reinado de la misericordia de Dios en Cristo adquiera los rasgos del crucificado y revele una identidad que salva.

Cristo muere en la cruz. No está solo. Está rodeado de gente, de las personas más extrañas, personas hostiles que vierten sobre él sus responsabilidades de incomprensión, personas indiferentes que no se implican de no ser por interés personal, personas que no entienden todavía, pero que quizá están mejor dispuestas a dejarse interrogar ya que no tienen nada más que perder, como uno de los dos malhechores. Si la muerte es una caída en la nada, entonces el tiempo humano se colorea de esperanza, y el espacio de la finitud se abre camino al mañana, a la aurora nueva de la Resurrección: Yo soy el camino, la verdad y la vida… ¡Qué verdad está encerrada este día en estas solemnes palabras de Jesús! Son palabras que iluminan la oscuridad de la muerte. El camino no se detiene, la verdad no se apaga, la vida no muere.

Desde el trono de la cruz Jesús muestra a la humanidad el distintivo y la esencia de su reinado: el amor, la misericordia y el perdón. Todos estamos llamados a dar testimonio de ese reinado con nuestras actitudes. Esto nos compromete a renunciar a nuestro egoísmo, quizá a nuestras inclinaciones y deseos para dejar libre nuestro ser para que Dios actúe en nosotros: así, sus pensamientos serán nuestros pensamientos y nuestras acciones serán las del mismo Cristo, porque es Él quien vive en nosotros.

PARA REFLEXIONAR

  • ¿Quién reina en nuestro corazón, en nuestra familia, en nuestra vida: Jesucristo o los atractivos ídolos de este mundo?

ORACIÓN

Señor Jesús, rey del amor y de la misericordia, con fe y esperanza te abrimos nuestro corazón para que tú reines en él con signos de paz, solidaridad y perdón. Amén.


Complementa los ocho (8) pasos de la Lectio Divina adquiriendo el Misal Pan de la Palabra