Filtros

Libros

Multimedia

Autor

Educación

Actividades

Logo San Pablo

Celebremos el Domingo

12 Julio 2020


No. 1134 – DECIMOQUINTO DOMINGO ORDINARIO – CICLO A

Esta semana / Julio 12

¡El mensaje!

Hoy el personaje principal es el sembrador y sus semillas. En la siguiente imagen del sembrador y sus amigos, hay 7 objetos ocultos, trata de encontrarlos todos.

 

 

San Buenaventura Obispo y doctor de la Iglesia

(15 de julio)

Buenaventura nació en 1218 en Bagnoregio (Italia). En 1243 entró en la orden franciscana y luego se trasladó a París para completar los estudios teológicos en La Sorbona. Aunque era muy inteligente, siempre se ca- racterizó por ser un hombre tranquilo y de buen ánimo, que respondía a las preguntas teológicas con sencillez y practicidad. Se dedicó gran tiempo a dar lecciones a los frailes menores de su congregación y así adquirió gran prestigio y respeto dentro de la orden por sus predicaciones sobre la caridad, la humildad, la ciencia y la gracia. En 1257 fue elegido superior general de los franciscanos y años más tarde fue nombrado cardenal de la diócesis de Albano Laziale por Gregorio X, quien lo encargó de preparar el Concilio de Lyón. En pleno concilio, murió, asistido por el Papa, el 15 de julio de 1274. Fue canonizado por el papa Sixto IV en 1482 y después el papa Sixto V le otorgó el título de doctor de la Iglesia. 

Oración de los Fieles

  • Te pedimos, Señor, por los enfermos que se encuentran refugiados en los hospitales, para que se les brinde el cuidado digno de un ser humano. Oremos.
  • Te pedimos, Señor, por intercesión de la Virgen del Carmen, por los conductores y transportadores, para que sientan tu protección y auxilio durante sus viajes. Oremos.
  • Te pedimos, Señor, por los jóvenes desorientados, que muchas veces buscan refugio en las drogas, para que se les ofrezca la posibilidad de recuperar el sentido de la vida. Oremos.

Mi mensaje

Es muy bonita la parábola que Jesús nos cuenta en el evangelio. Él, como la semilla que esparce el sembrador, va encontrando diferentes obstáculos, dificultades y el rechazo de aquellos a quienes les anuncia el Reino y les propone un mensaje de conversión. Con esta parábola Jesús quiere infundir confianza a cuantos han escuchado su palabra, pero ahora encuentran situaciones que quieren desanimarlos para que no se dejen transformar por la Palabra de Dios. La mención de los diferentes tipos de terreno, como el camino, las piedras, las espinas y la tierra buena indican la disposición de nuestro corazón para recibir la Palabra de Dios. Por eso es importante que nuestra mente y nuestro corazón estén libres de ansiedades y distracciones que impiden escuchar y comprender el mensaje de Jesús y así va a ser muy difícil que el Evangelio transforme el corazón de cada persona.

Salmo 64

R/. Señor, danos siempre de tu agua.

  • Señor, tú cuidas de la tierra, la riegas y la colmas de riqueza. Las nubes del Señor van por los campos, rebosantes de agua, como acequias. R.
  • Tú preparas las tierras para el trigo: riegas los surcos, aplanas los terrenos, reblandeces el suelo con la lluvia, bendices los renuevos. R.
  • Tú coronas el año con tus bienes, tus senderos derraman abundancia, están verdes los pastos del desierto, las colinas con flores adornadas. R.

Lectura del santo Evangelio según san Mateo (13, 1-23)

Salió el sembrador


Cierto día, Jesús se subió a una barca y desde allí le en- señaba a la gente:

–Un sembrador salió a sembrar y al lanzar la semilla una parte cayó en el camino y se la comieron los pájaros. Otros granos cayeron en terreno pedregoso, germinaron pronto, pero luego se marchitaron cuando salió el sol. Otros cayeron entre espinos, y cuando los espinos crecieron, se sofocaron las plantas. Y los granos que ca- yeron en tierra buena dieron fruto.

Después se le acercaron los discípulos y le preguntaron: –¿Por qué le hablas a esta gente en parábolas?

Pero Jesús les contestó:

–A ustedes se les ha concedido conocer los misterios del Reino; en cambio, a ellos no. Por eso les hablo en parábolas... Entonces alguien de los que estaban ahí presentes agregó:

–En ellos se cumple lo que dijo el profeta Isaías: “Oirán una y otra vez y no entenderán; mirarán y volverán a mi- rar, pero no verán; porque han endurecido su corazón...”.

En seguida uno de los discípulos le dijo a Jesús:

–Ahora explícanos en qué consiste la parábola del sembrador.

Y Jesús respondió:

Los granos que cayeron en el camino son quienes oyen la Palabra y no la entienden, entonces viene el diablo y la arrebata de su corazón. Lo sembrado en terreno pedregoso es el que oye la Palabra y la acepta inmediatamente con alegría, pero se deja vencer por las dificultades. La parte sembrada entre espinos representa a aquel que oye la Palabra, pero las preocupaciones de la vida y la seducción de las riquezas la sofocan y quedan sin fruto. Y, finalmente, la semilla que cayó en tierra buena, son los que oyen la Palabra, la entienden y dan fruto.

Celebrante: Palabra del Señor.

Todos: Gloria a ti, Señor Jesús.

Canto

El sembrador

1. Una mañana el sembrador salió a los campos para sembrar, una mañana el sembrador sembró en mi vida su bondad.

Cada mañana el sembrador sembrando está en mi corazón, cada mañana el sembrador espera el trigo de mi amor.


Oración

Oh Dios, te pedimos que dispongas nuestras vidas para recibir tu Palabra, tu mensaje de amor que nos anuncia cada día, y haz que esa semilla germine en nuestros corazones y logre transformar el egoísmo en amor y comprensión. Amén.

Complementen la meditación del evangelio de este día compartiendo en familia la siguiente historieta:


El cantante

Un cantante está debutan- do en el teatro la Scala de Milán. Canta la primera canción y lo aplauden. El público pide repetición. La canta de nuevo y el público quiere escucharla una vez más. La canta una tercera y cuarta vez, hasta que al final, agotado, pregunta: “¿Cuántas veces tengo que volverla a cantar?”. Alguien de entre el público le grita: “¡Hasta cuando logres cantarla bien!”.


Para dar frutos hay que ser perseverantes, y no dejar que las dificultades nos impidan crecer.