Filtros

Libros

Multimedia

Autor

Educación

Actividades

Logo San Pablo

Celebremos el Domingo

17 Mayo 2020


No. 1126 – SEXTO DOMINGO DE PASCUA – CICLO A

Esta semana / Mayo 17

¡El mensaje!


Jesús hoy les dice a los discípulos que les enviará al Consolador. Los apóstoles no saben de quién se trata; pero tú les ayudarás. Sigue la línea y ve armando el nombre del Consolador que será enviado por Jesús.

 

San Pancracio
Joven mártir (12 de mayo)

Nació en Frigia (Asia Menor) entre el año 286 y el 305. Sus padres eran paganos y pertenecían a una familia noble y rica. Muy pronto quedó huérfano y tuvo que ir a Roma, junto con su tío Dionisio, a reclamar una gran herencia y allí los dos se convirtieron al cristianismo con la ayuda del papa Cornelio. Al poco tiempo estalló la persecución de Dioclesiano contra los cristianos y Pancracio fue arrestado y condenado a muerte, pues no quiso renegar de su fe en Jesucristo. Algunas personas le ofrecieron al joven grandes premios para que renegara de la fe católica y así evitara la muerte, pero Pancracio proclamaba con más fuerza su deseo de seguir a Jesús, creyendo en Él hasta el último momento de su vida. Cuando llegaron al lugar de la ejecución, en la Vía Aurelia, a dos kilómetros de Roma, Pancracio dio gracias a Dios y, mientras esperaba el hacha del verdugo, con gran alegría invitó a todos los que estaban allí presentes a creer en Jesús. Murió decapitado a la edad de 14 años y gracias a su valentía, muchas personas se convirtieron al cristianismo. 

Oración de los Fieles

  • Te pedimos, Señor, por el papa Francisco y por todos los ministros de la Iglesia en el mundo, para que vivan cada día más unidos en la fe y en la caridad. Oremos.
  • Te pedimos, Señor, por los padres y las madres solteras, para que luchen por sacar adelante a sus hijos, a pesar de las dificultades que puedan encontrar en el camino. Oremos.
  • Te pedimos, Señor, por los niños que empiezan la vida, para que encuentren un mundo cada vez mejor, donde se respete la dignidad de las personas. Oremos.

Mi mensaje

El amor a Jesús se expresa en la fidelidad y en la obediencia a su Palabra, en la preocupación por practicar en nuestra vida todo lo hermoso que nos ha enseñado: amar al prójimo, perdonar al enemigo, dar de comer al que tiene hambre, servir al otro sin esperar recompensa. De hecho, el verdadero amor no se manifiesta solo con palabras bonitas, sino que se demuestra con hechos concretos en favor de las personas amadas. El vínculo que une a Jesús con sus discípulos es el amor: “Si me aman, cumplirán mis mandamientos”. Por eso, si quisiéramos evaluar qué tan buenos discípulos de Jesús somos, cuánto lo amamos, debemos preguntarnos si estamos construyendo nuestra vida según los mandamientos, si sabemos amar a nuestros hermanos como Él nos ha amado. Que el Espíritu Santo que recibiremos en Pentecostés aumente nuestra fe en Jesús y en su palabra de vida.

Salmo 65

R/. Las obras del Señor son admirables. Aleluya.

  • Que aclame al Señor toda la tierra. Celebremos su gloria y su poder, cantemos un himno de alabanza, digamos al Señor: “Tu obra es admirable”. R.
  • Que se postre ante ti la tierra entera y celebre con cánticos tu nombre. Admiremos las obras del Señor, los prodigios que ha hecho por los hombres. R.
  • Él transformó el mar Rojo en tierra firme y los hizo cruzar el Jordán a pie enjuto. Llenémonos por eso de gozo y gratitud: el Señor es eterno y poderoso. R.

Lectura del santo Evangelio
según san Juan (14, 15-21)

No los dejaré desamparados


En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:

–Si me aman, cumplirán mis mandamientos; yo le rogaré al Padre y Él les enviará otro Consolador que esté siempre con ustedes, el Espíritu de verdad. El mundo no puede recibirlo, porque no lo ve, ni lo conoce; ustedes, en cambio, sí lo conocen, porque habita en ustedes y estará en ustedes. Un aire de alegría se reflejaba ahora en el rostro de los discípulos, pues antes estaban tristes porque Jesús les había dicho que se iba. Entonces uno de ellos dijo:

–Ahora sabemos que estarás siempre con nosotros. Y Jesús respondió:

–No los dejaré desamparados, sino que volveré a ustedes. Dentro de poco, el mundo no me verá más, pero ustedes sí me verán, porque yo permanezco vivo y ustedes también vivirán. En aquel día entenderán que yo estoy en mi Padre, ustedes en mí y yo en ustedes. El que acepta mis mandamientos y los cumple, ese me ama. Al que me ama a mí, lo amará mi Padre, yo también lo amaré y me manifestaré a él.

Celebrante: Palabra del Señor.
Todos: Gloria a ti, Señor, Jesús.

Canto

Va bajando ya

/Va bajando ya/ va bajando el Espíritu de Dios. Si su pueblo empieza a orar, y deja al Señor obrar, va bajando el Espíritu de Dios. //Va sanando ya// va sanando el Espíritu de Dios.

Si su pueblo empieza a orar y deja al Señor obrar, va sanando el Espíritu de Dios. //Va bajando ya//...


Oración

Te pedimos, oh Dios, que atiendas las súplicas que te presentamos en este día. Danos la fuerza para seguir a Jesús, escuchar su Palabra y cumplir sus mandamientos, que no son una imposición, sino una propuesta de amor para vivir bien. Amén.

Complementen la meditación del evangelio de este día compartiendo en familia la siguiente historieta:


Corazón de ratón

Hubo en un tiempo un ratón que tenía pavor a los gatos. Un mago tuvo compasión de él y lo transformó en un gato. Pero cuando ya era gato, comenzó a tenerles miedo a los perros. El mago se compadeció por segunda vez y lo transformó en perro. Pero entonces él comenzó a tenerles miedo a las panteras. Cuando ya era pantera, el viejo ratón tuvo miedo de los cazadores. Al llegar a este punto el mago se rindió. Cansado con todas las intervenciones, lo convirtió nuevamente en ratón y le dijo: “Yo no puedo hacer nada para ayudarte, porque tú sigues teniendo el corazón de un ratón”.”.


Solo Dios puede cambiar nuestro corazón y para hacerlo necesita que su Espíritu esté entre nosotros.