Filtros

Libros

Multimedia

Autor

Educación

Actividades

Logo San Pablo

Celebremos el Domingo

29 Marzo 2020


No. 1116 – QUINTO DOMINGO DE CUARESMA – CICLO A

Esta semana / Marzo 29

¡El mensaje!


 El pueblo donde vivía Lázaro, Marta y María era muy importante para Jesús porque allá vivían sus mejores amigos. Para saber el nombre de este pueblo busca en cada una de las frases la letra que esté incorrecta y escribe al frente de cada una la letra correcta. Así podrás armar el nombre de este pueblo.

 

El anuncio del Ángel a María
Solemnidad de la Anunciación

El 25 de marzo se celebra la solemnidad de la Anunciación para recordar la encarnación del Hijo de Dios en el seno de María, nueve meses antes de su nacimiento. El Evangelio según san Lucas dice que el arcángel Gabriel se aparece a María y le anuncia que va a ser madre del Salvador. María acepta la misión que Dios le confía respondiendo al ángel: “Hágase en mí según tu palabra”. “¡Alégrate, llena de gracia!”, son las palabras que dirigió el ángel a María al anunciarle que Dios, debiendo dar una madre a Jesús, había pensado en ella. Con estas palabras, que recordamos en el Avemaría, el ángel quiere decirle a María que ella está llena del favor de Dios, es decir, de su simpatía, de su protección. Dios amaba a María de una forma muy particular y la privilegia dándole la oportunidad de traer a Jesús al mundo, ofreciendo así a todos los hombres el regalo más bello que Dios habría podido hacer a la humanidad: ¡un Niño que sería su Salvador! 

Oración de los Fieles

  • Te pedimos, Señor, por las personas que están sufriendo por causa de la pérdida de algún ser querido, para que el anuncio de la resurrección sea motivo de consuelo. Oremos.
  • Te pedimos, Señor, por los médicos, enfermeras y demás personas que se ocupan del cuidado de la salud, para que sean asistidos por la fuerza del Espíritu Santo. Oremos.
  • Te pedimos, Señor, por nuestros padres, para que los ayudes cada día en sus actividades y les concedas salud y bienestar. Oremos.

Mi mensaje

Marta y María, las amigas de Jesús, estaban muy tristes porque su hermano Lázaro había muerto desde hacía tres días y Jesús no aparecía por ningún lado, a pesar de que lo habían mandado llamar. ¿Por qué se demoró tanto en llegar? Lo hizo a propósito, para que todos pudieran ver la gloria de Dios, cuando resucitara a su amigo Lázaro después de haber permanecido cuatro días en el sepulcro. Sin embargo, Marta cree en Jesús y lo espera, porque está segura de que llegará en algún momento a devolverle la vida a su hermano y así sucede. El milagro de la resurrección de Lázaro es signo de nuestra resurrección futura y nos confirma que Jesús tiene poder sobre la muerte y, por tanto, también nosotros un día resucitaremos junto con Él. La actitud de Marta nos ayuda a fortalecer nuestra fe, pues para resucitar y vivir con Cristo hay que creer en Él.

Salmo 129

R/. Del Señor viene la misericordia,
la redención copiosa.

  • R/. Señor, escucha mi voz; estén tus oídos atentos a la voz de mi súplica. R.
  • Si llevas cuenta de los delitos, Señor, ¿quién podrá resistir? Pero de ti procede el perdón, y así infundes respeto. R.
  • Mi alma espera en el Señor, espera en su palabra; mi alma aguarda en el Señor, más que el centinela la aurora. Aguarde Israel al Señor, como el centinela la aurora. R.

Lectura del santo Evangelio según san Juan (11, 1-45)

Yo soy la resurrección y la vida

Cuando Jesús supo que Lázaro, hermano de Marta y de María, estaba enfermo, decidió ir a visitarlo. Cuando llegó Jesús a Betania, Lázaro llevaba ya cuatro días en el sepulcro. Apenas oyó Marta que Jesús llegaba, salió a su encuentro y le dijo:

–Señor, si hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano. Jesús le dijo:

–Tu hermano resucitará. Marta respondió:

–Ya sé que resucitará en la resurrección del último día. Jesús le dijo:

–Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y todo aquel que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre. ¿Crees tú esto? Ella le contestó:

–Sí, Señor. Creo firmemente que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo. Profundamente conmovido, Jesús se detuvo ante el sepulcro. Entonces Jesús dijo:

–Quiten la piedra. En seguida levantó los ojos a lo alto y dijo:

–Padre, te doy gracias porque me has escuchado. Yo sabía que tú siempre me escuchas; pero lo he dicho para que estos crean que tú me has enviado. Luego gritó con voz fuerte:

–Lázaro, ¡sal de ahí! Y salió Lázaro, atado con vendas las manos y los pies, y la cara envuelta en un sudario. Jesús le dijo:

–Desátenlo para que pueda andar. Muchos de los judíos, que habían ido a casa de Marta y María, al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en Él.

Celebrante: Palabra del Señor.
Todos: Gloria a ti, Señor, Jesús.

Canto

Sí, me levantaré

Sí, me levantaré, volveré junto a mi Padre.

1. A ti, Señor, elevo mi alma, tú eres mi Dios y mi salvador.

2. Mira mi angustia, mira mi pena, dame la gracia de tu perdón.

3. Mi corazón busca tu rostro, oye mi voz, Señor, ten piedad..


Oración

Querido Dios, te damos gracias por tu Hijo Jesús, que es para nosotros la resurrección y la vida, y te pedimos que aumentes nuestra fe en Él, para que podamos participar de la vida eterna que nos ha prometido. Amén.

Complementen la meditación del evangelio de este día compartiendo en familia la siguiente historieta:


La muerte y la vida

En el mes de abril del año 2009, un terremoto violento sacudió la región de Los Abruzos en Italia. También la casa de un macedonio que trabajaba como albañil y tenía cuarenta y dos años se desmoronó. El hombre cavó con las manos y pudo extraer con vida a su esposa y a una hija. Siguió excavando allí donde se encontraba la otra hija, pero muy pronto se dio cuenta de que ya no había nada que hacer. Al llegar a este punto, en lugar de llorar y desesperarse, el padre empezó a cavar en otra parte. ¡Y así salvó a once personas!


Un periodista comentó este hecho con estas palabras: “El albañil dejó la muerte en su lugar y se dedicó a socorrer la vida”.