Filtros

Libros

Multimedia

Autor

Educación

Actividades

Logo San Pablo

Celebremos el Domingo

26 Enero 2020


No. 1107 – III domingo Ordinario – Ciclo A

Esta semana / Enero 26

¡El mensaje!


Jesús hoy llama a sus primeros discípulos, pero en total son doce. Hoy aprenderás cómo se llaman los demás. Tú debes completar los nombres de cada uno de los discípulos de Jesús.

 

San Francisco  de Sales   (Obispo) 

San Francisco de Sales nació el 21 de agosto de 1567, en Francia, en el castillo de Sales. Desde pequeño se ganó la simpatía de todos sus contemporáneos por la humildad y dulzura con la cual se presentaba. Sus padres eran de familia rica y querían educarlo en la alta aristocracia, pero él prefirió la austeridad, humildad y sencillez de la vida sacerdotal. Era muy común escucharlo decir continuamente: “Si me equivoco, prefiero equivocarme más bien por demasiada bondad que por demasiado rigor”. Como sacerdote se ganaba fácilmente el cariño de la gente, porque hablaba de forma sencilla, proclamando siempre que Dios es amor. Quienes lo escuchaban o leían sus escritos decían: “Este padrecito es sumamente amable en sus tratos y en sus ideas”. Para llegar a la gente que no iba a la parroquia, se dedicó a escribir pequeños mensajes y los ponía bajo las puertas de las casas, iniciando así un apostolado de la comunicación social con textos agradables y fáciles de leer. Murió en Lyon el 28 de diciembre de 1622 y es el patrono de los escritores y periodistas.

Oración de los Fieles

  •  Por los pastores de la Iglesia, llamados a ser pescadores de hombres; para que sepan reunir en torno al Señor a todos los hijos de Dios y la sirvan humildemente con la palabra y el ejemplo. Oremos.
  • Por todos los niños y jóvenes, esperanza y futuro de la sociedad; para que con sus anhelos de vida testimonien los verdaderos y auténticos valores del Evangelio. Oremos.
  • Por nosotros, reunidos en torno al altar: para que seamos constructores del Reino de Dios, según los dones que cada uno haya recibido. Oremos.

Mi mensaje

El evangelio narra la vocación de los primeros discípulos de Jesús: Pedro, Andrés, Santiago y Juan. Este evangelio consta de dos momentos: el primero es el traslado de Jesús de Nazaret a Cafarnaún, para que se cumplieran las profecías. Esta ciudad del norte de Israel queda cerca de un lago llamado lago de Galilea. Y a orillas de este lago se da el segundo momento del evangelio: el llamado de los primeros discípulos de Jesús.
Ahora bien, el evangelio narra cómo Jesús los llama y ellos dejan todo: al padre, la barca, las redes. Estos elementos representan a la familia y la seguridad o comodidad que cada uno de nosotros tenemos. Cuando seguimos a Jesús debemos apartarnos de muchas cosas; pero lo más importante es que sigamos su ejemplo. Jesús nos llama a ser buenas personas, a evitar lo que nos impide seguirlo, como los antivalores: la rebeldía, la envidia, la pereza. Si seguimos a Jesús debemos dejar eso de lado.
 

Salmo 26

R/. El Señor es mi luz  y mi salvación.

  • El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? El Señor es la defensa de mi vida, ¿quién me hará temblar?   R.
  • Una cosa pido al Señor, eso buscaré: habitar en la casa del Señor por los días de mi vida; gozar de la dulzura del Señor, contemplando su templo. R.
  • Espero gozar de la dicha del Señor en el país de la vida. ten ánimo, espera en el Señor R.

Lectura del santo evangelio san Juan (1, 29-34).

Jesús es el Cordero de Dios

En aquel tiempo, Juan el Bautista vio que Jesús venía hacia él y exclamó:
–Ahí está el Cordero de Dios, el que quita el pecado del mundo. De Él yo dije: “El hombre que viene detrás de mí, es más importante que yo, porque existía antes que yo”. Yo no lo conocía, pero he venido a bautizar con agua, para que Él sea dado a conocer a Israel”.

Entonces Juan dio este testimonio:

–Vi al Espíritu descender del cielo en forma de paloma y posarse sobre Él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: “Aquel sobre quien veas que baja el Espíritu Santo y se queda sobre Él, ese es el que bautiza con el Espíritu Santo”. Pues bien, yo lo vi y doy testimonio de que este es el Hijo de Dios.

Celebrante: Palabra del Señor.
Todos: Gloria a ti, Señor, Jesús.

.

.