Filtros

Libros

Multimedia

Autor

Educación

Actividades

Logo San Pablo

Celebremos el Domingo

01 Enero 2020


No. 1103 Enero 1 – Santa María, Madre de Dios – Ciclo A

Esta semana / Enero 01

Oración de los Fieles

  • Por la Iglesia: que, como María, sepa guardar en su corazón la Palabra de Dios; que abrace en la fe y cuide en la ternura a todo hombre, ayudándole a conocer cada vez más al Señor Jesús.  Oremos.
  • Por todos los niños que han nacido en esta temporada de Navidad, para que sean bendecidos por Dios y crezcan física y espiritualmente. Oremos.
  • Por todos nosotros, para que motivados por el nacimiento de Jesús, seamos promotores de paz dentro de nuestras comunidades. Oremos.

Salmo 95

R/. Alégrense los cielos y la tierra.

  • Cantemos al Señor un canto nuevo, 
    que le cante al Señor toda la tierra; 
    cantemos al Señor y bendigámoslo. 
    R.
  • Proclamemos su amor día tras día, 
    su grandeza anunciemos a los pueblos; 
    de nación en nación, sus maravillas. 
    R.
  • Alégrense los cielos y la tierra, 
    retumbe el mar y el mundo submarino. 
    Salten de gozo el campo y cuanto encierra, 
    manifiesten los bosques regocijo.  
    R.

Lectura del santo evangelio san Juan (1, 1-18).

Habitó entre nosotros

En el principio ya existía aquel que es la Palabra y aquel que es la Palabra estaba con Dios y era Dios. Aquel que es la Palabra era la luz verdadera, que ilumina a todo hombre que viene a este mundo. En el mundo estaba; el mundo había sido hecho por Él y, sin embargo, no lo conoció.
Vino a los suyos y los suyos no lo recibieron; pero a todos los que lo recibieron les concedió poder llegar a ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre, los cuales no nacieron de la sangre, ni del deseo de la carne, ni por voluntad del hombre, sino que nacieron de Dios. Y aquel que es la Palabra se hizo hombre y habitó entre nosotros.
Juan el Bautista dio testimonio de Él en el desierto: “A este me refería cuando dije: ‘El que viene después de mí, tiene precedencia sobre mí, porque ya existía antes que yo’”. A Dios nadie lo ha visto jamás. El Hijo unigénito, que está en el seno del Padre, es quien lo ha revelado.

Celebrante: Palabra del Señor.
Todos: Gloria a ti, Señor, Jesús.

Canto

Vamos, pastorcitos
/Vamos, vamos, vamos, vamos pastorcitos,
vamos, vamos, vamos, vamos a Belén,
y veremos todos al Dios del amor,
con el perfume del alma
y los homenajes de la adoración/.

En el portal de Belén, 
hay estrellas, sol y luna,
la Virgen y san José, 
la Virgen y san José
y el niño Dios en la cuna.


Oración

Te damos gracias, Señor, por habernos regalado un año más de vida en compañía de nuestros seres queridos. A ti, luz verdadera que alumbra a la humanidad, te pedimos que visites siempre nuestros hogares para que brille en ellos la luz del amor y de la fraternidad. Amén.

Complementen la meditación del evangelio de este día compartiendo en familia la siguiente historieta:


La valentía

En una ocasión, una madre le dijo a su hijo mayor: “Ya puedes emprender el viaje que no es fácil. Te confío a un guía seguro”. −“¿Quién es?”, preguntó el hijo. La mamá susurró el nombre al oído, y el hijo emprendió el viaje. 
En seguida encontró un fantasma que le preguntó: “¿Me aceptas como guía?”. −“¿Cómo te llamas?”. −“Yo soy la Gloria”. −“Este no es el nombre que me dijo mi madre”. 
A medida que avanza el joven en su camino, se le fueron presentando diferentes fantasmas que lo querían acompañar: el Placer y la Riqueza; pero el joven no los aceptó, diciendo: “Este no es el nombre que me dijo mi madre”.
Ya era la tarde cuando una voz decidida le dijo: “¿Puedo vivir contigo?”. −“¿Cómo te llamas?”. −“¡Yo soy la Valentía!”. El joven la abrazó y dijo: “¡Ven! Este es el nombre que me dijo mi madre”.


Seguir los consejos de una madre te permitirá avanzar más en tu camino.