Filtros

Libros

Multimedia

Autor

Educación

Actividades

Logo San Pablo

Celebremos el Domingo

01 Diciembre 2019


No. 1097 – I domingo de Adviento – Ciclo A

Esta semana / Diciembre 01

¡El mensaje!


El dueño de hogar ha estado haciendo cuentas de cuándo vendrá el Señor en este mes de diciembre. Pero él hace unas cuentas un poco extrañas. Mira la forma en la que él suma y descubre la fecha que el dueño de casa tiene para la venida de Jesús.

 

San Nicolás (Obispo) 

Por tratarse de un santo que vivió en el siglo cuarto, se tiene poca información sobre su infancia. Sin embargo, se dice que nació en Patara de Licia, en Asia, y era hijo único de padres ricos. Desde niño se caracterizó porque todo lo que conseguía lo repartía entre los pobres. Por elección de Dios fue elegido como obispo de Mira (hoy Turquía). 
El obispo Nicolás realizó muchos milagros asombrosos cuando aún vivía en este mundo. Se dice que en una ocasión liberó a tres oficiales a quienes había condenado injustamente el emperador Constantino. También rescató sanos y salvos a unos marineros durante una tempestad y resucitó a tres jóvenes que habían muerto ahogados en un barril de agua salada. Por haber sido tan amigo de la niñez, en su fiesta se reparten dulces y regalos a los niños. Cuando la situación económica se ponía difícil, la gente conseguía por su intercesión favores admirables. San Nicolás también era invocado en los peligros, en los naufragios y en los incendios. Murió entre los años 345 y 352 a la edad de 65 años. En el año 1087 unos mercaderes llevaron su cuerpo desde Mira (Turquía), donde había muerto, hasta Bari (Italia).

Oración de los Fieles

  •  Para que la Iglesia acompañe a los fieles en este tiempo de Adviento y así pueda vivir conscientemente el tiempo de Navidad que vamos preparando.   Oremos.
  • Para que en este tiempo de Adviento haya en las personas un deseo sincero por hacer el bien a los demás y así se busque la paz y la reconciliación entre todos.  Oremos.
  • Para que quienes estamos en esta Eucaristía no perdamos el centro de nuestra fe que es Cristo, y podamos estar en vela ante su venida.  Oremos.

Mi mensaje

El domingo anterior fue el último domingo del año litúrgico; pues bien, este domingo de Adviento da inicio a un nuevo año donde nos prepararemos a vivir los momentos más importantes en la vida de Jesús. Por esto es que el evangelio de hoy habla de estar preparados, precisamente porque debemos prepararnos para el inicio de este nuevo año litúrgico que nos invita a vivir el primer misterio de Cristo: su nacimiento.
De este modo, el tiempo de Adviento nos irá mostrando en las lecturas que debemos prepararnos para la Navidad; pero para las lecturas de hoy “estar preparado” es hacer obras buenas para cuando llegué el Señor sepa que somo buenos. Las obras son las que nos definen, pero es mejor hacer las obras que salen del corazón, porque son motivadas por el mismo Dios. Él quiere que hagamos las cosas buenas para que haya una buena relación con Él.

Salmo 121

R/. Vayamos con alegría a la casa del Señor.

  • ¡Qué alegría cuando me dijeron:
    “Vamos a la casa del Señor”!
    Ya están pisando nuestros pies
    tus umbrales, Jerusalén.   
    R.
  • Allá suben las tribus,
    las tribus del Señor,
    según la costumbre de Israel,
    a celebrar el nombre del Señor;
    en ella están los tribunales de justicia,
    en el palacio de David. 
    R.
  • Desead la paz a Jerusalén:
    “Vivan seguros los que te aman,
    haya paz dentro de tus muros,
    seguridad en tus palacios”.  
    R.

Lectura del santo evangelio san Mateo (24, 37-44).

¡Estén despiertos!

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:
–Así como sucedió en tiempos de Noé, así también sucederá cuando venga el Hijo del hombre: la gente comía, bebía y se casaba, hasta el día en que Noé entró en el arca. Y cuando menos lo esperaban, sobrevino el diluvio y se llevó a todos. Lo mismo sucederá cuando venga el Hijo del hombre. Entonces, de dos hombres que estén en el campo, uno será llevado y el otro será dejado; de dos mujeres que estén juntas moliendo trigo, una será tomada y la otra dejada.
Los discípulos escuchaban con asombro las palabras de Jesús. Entonces alguien preguntó:
–¿Qué debemos hacer, Señor?
Y Jesús les respondió:
–Velen, pues, y estén preparados, porque no saben qué día va a venir su Señor. Tengan por cierto que si un padre de familia supiera a qué hora va a venir el ladrón, estaría vigilando y no dejaría que se le metiera por un boquete en su casa. También ustedes estén preparados, porque a la hora que menos lo piensen, vendrá el Hijo del hombre.

Celebrante: Palabra del Señor.
Todos: Gloria a ti, Señor, Jesús.

Canto

Un pueblo que camina
Un pueblo que camina por el mundo,
gritando: “Ven, Señor”;
un pueblo que busca en esta vida
la gran liberación.
Los hombres siempre 
esperan el amanecer,
de un día más justo 
y sin opresión;
los hombres hemos 
puesto la esperanza en ti,
libertador.


Oración

Te pido, Dios de amor, que no dejes que nos desviemos de la mirada de tu Hijo que nos invita a estar en vela para su venida, y que podamos también realizar buenas obras para ser contados entre los elegidos de tu Hijo.  Amén.

Complementen la meditación del evangelio de este día compartiendo en familia la siguiente historieta:


La atención

Un día un profesor de química quiso poner una prueba a sus alumnos más distraídos. Así que tomó un frasco que contenía un líquido y dijo: 
–Para reconocer una sustancia, hay que saborearla.
Después de decir esto introdujo el dedo índice en el frasco, lo llevó a la boca y luego pasó el recipiente a los estudiantes, y cada uno de ellos hizo lo mismo y al probar el líquido hacían una mueca para expresar su disgusto. 
−He aquí una prueba de mis afirmaciones –dijo el profesor–. Una vez más a ustedes se les pasó por alto lo esencial: yo introduje en el frasco el dedo índice, pero introduje en la boca el dedo intermedio.


No podemos estar distraídos en la vida. Demos estar siempre pendientes de los signos que suceden a nuestro alrededor.