Filtros

Libros

Multimedia

Autor

Educación

Actividades

Logo San Pablo

Celebremos el Domingo

17 Noviembre 2019


No. 1095 – Trigesimotercer Domingo Ordinario – Ciclo C

Esta semana / Noviembre 17

¡El mensaje!


El publicano salió del templo en paz con Dios, pero se le olvidó el camino para regresar a casa. Seguro fue de la emoción. Tu tarea es completar la frase con las letras faltantes para que el publicano pueda llegar a su casa. Tendrás una pista: la frase está en el evangelio de hoy.

 

Santa Matilde de Hackerborn (Virgen) 

Matilde nació en una ciudad llamada Eisleben, Alemania, en el año de 1241. Su familia era adinerada y vivían en el castillo de Helfta. Los padres de Matilde eran buenos cristianos y educaron a sus hijos en la fe católica. Una de las hermanas de Matilde era abadesa en Hackerborn, Gertrudis era su nombre. Así, sus padres decidieron enviar a Matilde a un monasterio para que recibiera clases en aquel lugar. Pero poco tiempo duraría en aquel monasterio, porque la familia decide hacer una visita a su hermana Gertrudis y Matilde se enamora de aquel lugar y decide hacerse religiosa en Hackerborn.
Su vida de religiosa la pasó educando a las más jóvenes, era la maestra de canto y directora del coro del monasterio. Un día, le llevaron para la formación a una jovencita llamada Gertrudis, ella es ahora una gran santa. Matilde pasó su tiempo en el convento educando a cada una de las jóvenes que iban ingresando y a aquellas que ya estaban cerca de la consagración religiosa. Fue una mujer de mucha oración, escritora, y muy piadosa al Sagrado Corazón, además su voz era tan hermosa que sus hermanas la llamaban “el ruiseñor de Cristo”.

Oración de los Fieles

  • Señor, te pedimos que el Espíritu Santo colme de sabiduría a la Iglesia, para que pueda anunciar el Evangelio de Cristo y la proteja de las falsas doctrinas. Oremos.
  • Te pedimos, Señor, por quienes promueven la guerra para enriquecerse, para que toques su corazón y así cesen tantas actividades que causan dolor al ser humano.  Oremos.
  •  Por todos los que estamos en esta Eucaristía, para que no caigamos en las mentiras de falsos mesías que solo quieren engañar, sino que nos mantengamos fieles a la Palabra del Señor.  Oremos.

Mi mensaje

Hoy Jesús dice cosas que hacen dar cierto miedo. Que todo será destruido no es para nada un chiste. Pero Él va más allá de lo material, al fin y al cabo lo material se acaba, pero hay algo que Jesús nos quiere mostrar que va a durar más que cualquier templo, que cualquier ciudad, y eso es su Palabra. 
Ahora, nosotros tenemos la oportunidad de escuchar las palabras de Jesús todos los domingos en la misa. Podemos acercarnos cada día más a Jesús para conocerlo y aprender sus enseñanzas, de tal modo que estemos siempre atentos y preparados para defendernos de los engaños de los falsos mesías, porque ya sabemos de antemano que hay un solo Mesías, que hemos venido conociendo cada día en la misa, escuchando su Palabra. No dejemos de conocer a Jesús, y que Él sea siempre nuestro camino para llegar a la Verdad.

Salmo 97

R/.  Toda la tierra ha visto al Salvador.

  • Cantemos al Señor al son del arpa, 
    aclamemos al son de los clarines 
    al Señor, nuestro Rey.  
    R.
  • Alégrese el mar y el mundo submarino, 
    el orbe y todos los que en él habitan. 
    Que los ríos estallen en aplausos 
    y las montañas salten de alegría.   
    R.
  • Regocíjese todo ante el Señor,
    porque ya viene a gobernar el orbe.
    Justicia y rectitud serán las normas
    con las que rija a todas las naciones.  
    R.

Lectura del santo evangelio san Lucas (21, 5-19).

¡Que nadie los engañe!
Un día Jesús se encontraba en el templo y escuchó que algunos elogiaban las hermosas piedras de la construcción y la belleza de su ornamentación. Entonces les dijo:
–Llegará el día en que no quedará piedra sobre piedra de esto que ustedes están viendo, pues todo será destruido.
Ellos le preguntaron con sorpresa:
–Maestro, ¿cuándo va a ocurrir esto y cuál será la señal de que pronto sucederá?
Jesús les respondió:
–Tengan cuidado de que nadie los engañe, porque muchos les dirán: “Yo soy el Mesías. El tiempo ha llegado”. Pero no les hagan caso. Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones, no se asusten, porque eso tiene que suceder primero, pero todavía no es el fin.
Luego les dijo:
–Se levantará una nación contra otra y un reino contra otro. En diferentes lugares habrá grandes terremotos, epidemias y hambre, y aparecerán en el cielo señales grandes y terribles. Pero antes de todo esto los perseguirán a ustedes y los apresarán; los llevarán a los tribunales y a la cárcel y los harán comparecer ante reyes y gobernadores, por causa mía. Con esto darán testimonio de mí.
Parecía que cada palabra de Jesús aumentara el pánico en sus oyentes, pero Él los animaba diciéndoles:
–Recuerden esto, amigos: no tienen que preparar de antemano su defensa, porque yo les daré palabras sabias, a las que no podrá resistir ni contradecir ningún enemigo.
Y les dijo además:
–Los traicionarán hasta sus propios padres, hermanos, parientes y amigos. Matarán a algunos de ustedes y todos los odiarán por causa mía. Sin embargo, no caerá ningún cabello de la cabeza de ustedes. Si se mantienen firmes, salvarán sus vidas.


Celebrante: Palabra del Señor.
Todos: Gloria a ti, Señor, Jesús.

Canto

No vayas triste en soledad
Iglesia soy y tú también,
en el bautismo renacimos a una vida singular.
Y al confirmar hoy nuestra fe, 
lo proclamamos compartiendo el mismo pan. 
No vayas triste, en soledad, 
ven con nosotros y verás 
a los hermanos caminando en el amor. 
Ven con nosotros y serás 
en la familia un hijo más,
iremos juntos caminando en el amor.


Oración

Te quiero pedir, Señor, que nos des el valor para afrontar las dificultades de cada día, que no perdamos la fe en ti, sino que continuemos nuestro camino de salvación a tu lado, tú que eres el único Mesías y Señor.  Amén.

Complementen la meditación del evangelio de este día compartiendo en familia la siguiente historieta:


La golondrina sola

Una golondrina llegó tarde a la cita de otoño con sus hermanas que se preparaban para partir. Sin embargo, comenzó a volar sobre las olas para atravesar el océano. Estaba muy desanimada, porque tenía miedo de no poder llevar a cabo su viaje por sí sola. 
Un día ya estaba a punto de bajar las alas, bajó su mirada y vio otra golondrina que volaba en la misma dirección. Tomó alientos, y cada vez que se sentía cansada, miraba a su compañera y se animaba a seguir con más decisión. 
Así sucedió hasta que llegó a tocar tierra y se dio cuenta de que la otra golondrina ya no estaba a la vista. ¡Había sido su reflejo en el mar!


¡No olvidemos que por más solos que nos sintamos siempre hay un Dios que nos acompaña y nos da fuerzas para continuar nuestro camino!