Filtros

Libros

Multimedia

Autor

Educación

Actividades

Logo San Pablo

Celebremos el Domingo

03 Noviembre 2019


No. 1093 – XXXI domingo Ordinario – Ciclo C

Esta semana / Noviembre 03

¡El mensaje!


Zaqueo se compromete a dividir su fortuna con los más necesitados. La tarea tuya es ayudarle con la repartición de sus bienes porque Zaqueo no es muy bueno para dividir. Debes tachar las letras de las divisiones que están mal hechas, y con las que estén bien, descubrirás el valor que hoy nos enseñan Jesús y Zaqueo.

 

San Leonardo de Noblac (Ermitaño) 

De Leonardo no se saben muchos datos biográficos. Sin embargo, es uno de los santos más populares de Europa central, al cual se le erigieron en su honor no menos de seiscientas iglesias y capillas. Se considera que nació en Galia (Francia) hacia el año 496 y probablemente pertenecía a la noble familia del rey Clodoveo. Aunque era de familia noble, Leonardo se caracterizó por ser un niño bueno y generoso con todas las personas.
A través de Leonardo se realizaban muchos milagros y la gente traía ante él enfermos para que fueran curados por la imposición de sus manos. Los encarcelados invocaban el nombre de Leonardo e inmediatamente sus cadenas se rompían. Un día el rey Clodoveo iba de cacería en compañía de la reina, a la cual le dieron los dolores de parto. Leonardo pasaba por allí y ayudó a que el parto fuera exitoso. En agradecimiento el rey le ofreció a Leonardo toda aquella floresta, pero él solo le aceptó la parte llamada Noblac para construir allí un oratorio a la Virgen María. A Noblac acudía mucha gente a orar y al poco tiempo se formó alrededor una nueva ciudad. Leonardo murió el 6 de noviembre del año 559.

Oración de los Fieles

  •  Por la Iglesia, para que, llena de los dones del Señor, sepa siempre ponerlos al servicio de los hermanos, crezca en la unidad y en la comunión, edificada sobre el único fundamento del amor.   Oremos.
  • Por los que no conocen el Señor y vagan lejos de su amor, para que se dejen encontrar, vuelvan alegres a su casa y reciban la ternura de su abrazo. Oremos.
  • Por nosotros, para que cambiemos nuestra conducta, conforme a la voluntad de Dios y podamos comportarnos como verdaderos hijos suyos. Oremos.

Mi mensaje

¡Qué historia maravillosa de Zaqueo y Jesús! Esta es la anécdota de cómo inicia una amistad. Zaqueo hace todo lo posible para ver a Jesús, y Él le dice: “Ven, vamos a tu casa a comer”. Uno no lleva a la casa desconocidos, solo familiares y amigos. Zaqueo se da cuenta de que Jesús quiere ser su amigo, se llena de felicidad y le prepara la mejor cena del mundo, riquísima, y Jesús se pone muy contento por las atenciones de Zaqueo.
Pero Jesús no solo va a comer, sino que hace lo que cualquier buen amigo haría: le dice a Zaqueo que ha hecho cosas que no son buenas. Zaqueo reconoce que ser amigo de Jesús merece un cambio, y él decide ayudar a los pobres. Así debe pasar con nosotros. Jesús quiere ser nuestro amigo, siempre; pero Él exige de nosotros que seamos buenos, que hagamos actos con los que Él se sienta orgulloso. Seamos buenos amigos de Jesús.

Salmo 144

R/. Bendeciré tu nombre por siempre, Dios mío, mi rey.

  • Te ensalzaré, Dios mío, mi rey; 
    bendeciré tu nombre por siempre jamás.
    Día tras día, te bendeciré
    y alabaré tu nombre por siempre jamás.  
    R.
  • El Señor es clemente y misericordioso,
    lento a la cólera y rico en piedad;
    el Señor es bueno con todos,
    es cariñoso con todas sus criaturas.   
    R.
  • Que todas tus criaturas te den gracias, Señor,
    que te bendigan tus fieles;
    que proclamen la gloria de tu reinado,
    que hablen de tus hazañas. 
    R.

Lectura del santo evangelio san Lucas (19, 1-10).

Jesús y Zaqueo
En aquel tiempo, Jesús entró en Jericó, y al ir atravesando la ciudad, sucedió que un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de conocer a Jesús; pero la gente se lo impedía, porque Zaqueo era de baja estatura. Entonces corrió y se subió a un árbol para verlo cuando pasara por ahí. Al llegar a ese lugar, Jesús levantó los ojos y le dijo:
–Zaqueo, bájate pronto, porque hoy tengo que hospedarme en tu casa.
Él bajó en seguida y lo recibió muy contento. Al ver esto, comenzaron todos a murmurar diciendo:
–Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador.
Zaqueo, poniéndose de pie, dijo a Jesús:
–Mira, Señor, voy a dar a los pobres la mitad de mis bienes, y si he defraudado a alguien, le restituiré cuatro veces más.
Jesús le dijo:
–Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque también él es hijo de Abrahán, y el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que se había perdido.


Celebrante: Palabra del Señor.
Todos: Gloria a ti, Señor, Jesús.

Canto

Me has seducido, Señor
Señor, no soy nada.
¿Por qué me has llamado?
Has pasado a mi puerta y bien sabes
que soy pobre y soy débil,
¿por qué te has fijado en mí?
Me has seducido, Señor, con tu mirada.
Me has hablado al corazón y me has querido.
Es imposible conocerte y no amarte.
Es imposible amarte y no seguirte.
Me has seducido, Señor.


Oración

Querido Dios, te quiero pedir por todas las personas que actúan con maldad y quieren perjudicar a los demás, para que cambies su corazón, así como hiciste con Zaqueo, y puedan cambiar su conducta y ser buenas personas. Amén.

Complementen la meditación del evangelio de este día compartiendo en familia la siguiente historieta:


El cuadro de Cézan

En una ocasión, el pintor Paul Cézanne (1839-1906) caminaba por la calle llevando bajo el brazo un cuadro pintado por él. Por casualidad se encontró con su colega Pierre Auguste Renoir (1841-1919), el cual le preguntó hacia dónde iba. 
Cézanne le respondió: “Me he quedado sin dinero y busco a alguien que me compre el cuadro”. 
Los dos se volvieron a encontrar más tarde. Renoir le preguntó cuánto había logrado ganar. 
“¡Nada!”, respondió Cézanne: “Me encontré con el músico Cabaner, el cuadro le gustó tanto que se lo regalé”.


¡Para los grandes espíritus, la alegría de los otros es la recompensa más elevada de su trabajo!