Filtros

Libros

Multimedia

Autor

Educación

Actividades

Logo San Pablo

Celebremos el Domingo

08 Septiembre 2019


No. 1085 – Vigesimotercer Domingo Ordinario – Ciclo C

Esta semana / Septiembre 08

¡El mensaje!


Ayúdale a nuestro amigo del evangelio a construir sólidamente las bases de su torre. Con la ayuda de tus padres, escribe en los hexágonos el contrario de las palabras dadas y encuentra la palabra que se forma con las letras iniciales y que te ayudará como base para tomar todas tus decisiones.

Nacimiento de María

María Santísima era hija de san Joaquín y santa Ana. Según la tradición de la Iglesia el 8 de septiembre santa Ana dio a luz a la mujer que por obra del Espíritu Santo se convirtió en la Madre de Jesús y de todos los hombres. Muchos santos alabaron el día en que el mundo vio nacer a María y lo consideraron como el día en que el sol de justicia, que es nuestro querido Jesús, empezó a iluminar el mundo con sus primeros rayos de luz. 

Con el nacimiento de la Virgen María, se celebra una especie de anticipo familiar de la Navidad, pero dedicado a la mamá de la gran familia cristiana. Al recordar su nacimiento, recordamos también el cariño de madre que nos tiene Dios. Así como la aurora señala el fin de la noche y el comienzo del día, así el nacimiento de María anuncia el fin de nuestra condenación y el comienzo de la salvación. Al crear la naturaleza Dios vio que todo era bueno, pero cuando creó a la Virgen María, se dio cuenta que había creado la obra maestra, su hija amada, por quien Dios mismo vendría al mundo a rescatarlo del pecado.

Oración de los Fieles

  • Te pedimos, Señor, para que todos los hombres sientan el deseo de seguirte en la maravillosa misión de dar a conocer tu mensaje de amor y de paz. Oremos.
  • Te pedimos, Señor, para que el Espíritu Santo ilumine a los profesores, religiosos y catequistas que tienen la misión de enseñar a las personas el camino para encontrar a Dios. Oremos.
  • Te pedimos, Señor, para que los jóvenes sientan la fortaleza de Dios y así se conviertan en ejemplos positivos de amor fraterno y servicio en la comunidad. Oremos.

Mi mensaje

Hay mucha gente que quiere anunciar también el mensaje que Jesús vino a proclamar a este mundo; se sienten atraídos por Él y quieren ser sus discípulos. Pero a todos ellos Jesús les pide que tomen su cruz de cada día y lo sigan. Si no están dispuestos a hacer este pequeño sacrificio, no pueden ser discípulos del Maestro. Recuerden que Jesús nos invita a tomar en serio su seguimiento, y por eso hay que aprender a renunciar a otros valores para quedarnos únicamente con los fundamentales.

Las decisiones que tomemos en la vida no pueden ser improvisadas y tomadas a la ligera. Debemos sacar aunque sea unos breves instantes para pensarlas. Durante esta semana procuremos poner en las manos de Dios nuestras actividades escolares y las dificultades familiares, pues Él es y será siempre nuestro mejor consejero.

Salmo 89

R/. Tú eres, Señor, nuestro refugio.

  • Tú haces volver al polvo a los humanos
    diciendo a los mortales que retornen.
    Mil años para ti son como un día
    que ya pasó; como una breve noche. 
    R.
  • Nuestra vida es tan breve como un sueño;
    semejante a la hierba,
    que despunta y florece en la mañana
    y por la tarde se marchita y se seca.   
    R.
  • Enséñanos a ver lo que es la vida
    y seremos sensatos.
    ¿Hasta cuándo, Señor, vas a tener compasión
    de tus siervos? ¿Hasta cuándo?

Lectura del santo evangelio san Lucas (14, 25-33).

¿Quieres seguir a Jesús?

En aquel tiempo, caminaba con Jesús una gran muchedumbre y Él, volviéndose a sus discípulos, les dijo:
–Si alguno quiere seguirme y no me prefiere a su padre y a su madre, a su esposa y a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, más aún, a sí mismo, no puede ser mi discípulo. Y el que no carga su cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo.
Entonces uno de los discípulos comentó:
–Es demasiado exigente seguirte, Señor.
Y Jesús les dijo:
–¿Quién de ustedes, si quiere construir una torre, no se pone primero a calcular el costo, para ver si tiene con qué terminarla? No sea que, después de haber echado los cimientos, no pueda acabarla y todos los que se enteren comiencen a burlarse de él, diciendo: “Este hombre comenzó a construir y no pudo terminar”.
Los discípulos exclamaron:
–Estamos de acuerdo, Señor.
Entonces Jesús continuó:
–¿O qué rey que va a combatir a otro rey, no se pone primero a considerar si será capaz de salir con diez mil soldados al encuentro del que viene contra él con veinte mil? Porque si no, cuando el otro esté aún lejos, le enviará una embajada para proponerle las condiciones de paz.
Así pues, cualquiera de ustedes que no renuncie a todos sus bienes, no puede ser mi discípulo.

Celebrante: Palabra del Señor.
Todos: Gloria a ti, Señor, Jesús.

Canto

Los que esperan en Jesús
/Los que esperan, los que esperan en Jesús
los que esperan, los que esperan en Jesús/.
/Como las águilas, como las águilas,
sus alas levantarán/.
Caminarán y no se cansarán;
correrán, no se fatigarán.
/Nuevas fuerzas tendrán,
nuevas fuerzas tendrán
los que esperan, los que esperan en Jesús/.


Oración

Dios de amor, abre nuestros oídos para que podamos escuchar tu mensaje y comunicarlo a los demás; toca nuestros ojos para mirar con bondad a todas las personas que has puesto en nuestro camino.   Amén.

Complementen la meditación del evangelio de este día compartiendo en familia la siguiente historieta:


¡Una bella respuesta!

Un periodista le preguntó al campeón mundial de boxeo:
−¿Qué habría pasado si no hubieras sido el ganador del campeonato?
El boxeador, con mucha sencillez y serenidad, respondió:
−En cualquier competencia solo una persona o un equipo puede vencer el título, pero los dos pueden ganarse muchos aplausos.


¡La vida es una peregrinación con momentos de tranquilidad y momentos de angustia. No admite ignorancia o negligencia. Para vencer debemos no solo mirar los resultados, sino también concentrarse en la lucha. El valor se mide por el esfuerzo y cada uno necesita realizar su propia vida, no solo tratando de hacer cosas, sino viviéndola plenamente!