Filtros

Libros

Multimedia

Autor

Educación

Actividades

Logo San Pablo

Celebremos el Domingo

11 Agosto 2019


No. 1081 – Decimonoveno Domingo Ordinario – Ciclo C

Esta semana / Agosto 11

¡El mensaje!


Hoy Jesús nos ha enseñado lo importante que es para nuestras vidas estar preparados y nos pone de ejemplo a un criado que espera la llegada de su patrón. Mira las horas en las que el patrón ha llegado antes a la casa y descubre a qué hora llegará esta vez.

San Máximo el confesor

Se le llama El Confesor por haber defendido durante toda su vida la fe cristiana. Máximo fue un gran teólogo del siglo VII, fue consejero del emperador Heraclio, pero luego se dio cuenta de que el emperador no pensaba conforme a la fe y Máximo renunció a su puesto y fue a vivir en un monasterio. Después se hizo amigo del papa Martín I, con quien luchó contra las ideas erróneas del emperador Constante II.

Como Máximo fue en contra del emperador, quien no sostenía la fe, sino que hablaba de forma equivocada, fue desterrado a un lugar llamado Bizia, allí conoció al obispo de Cesarea, Teodosio. Luego Máximo sufrió otro destierro a un monasterio, allí lo visitaron sus amigos para que le diera la razón al emperador, pero Máximo se negó diciendo que el emperador iba en contra de la fe. Después fue desterrado a Treberis con dos amigos llamados ambos Anastasio. Los tres hombres fueron llamados por el emperador y fueron severamente castigados. Con muchas heridas en su cuerpo, Máximo murió cuando era llevado a su otro destierro. Fue un hombre fuerte, que defendió la fe con su vida.

Oración de los Fieles

  • Por la Iglesia de Dios, para que no olvide su misión de servir a los hermanos sin caer en grandezas, y pueda ser digna de la presencia de Dios.  Oremos.
  • Por quienes, conociendo el amor, sufren los frutos del egoísmo, la soledad y la opresión, para que encuentren en su camino quienes los comprendan y los ayuden.  Oremos.
  • Por quienes viven alejados de la fe, para que Dios les muestre el camino que lleva al amor y a la concordia. Oremos.

Mi mensaje

Estar preparados es el mensaje de hoy. En la vida nos ha pasado que no estamos preparados. Hay que salir y se nos olvidó algo, por ello nos preocupamos porque tenemos que volver rápidamente a buscarlo. Nos levantamos tarde y no estamos listos para cuando pasa la ruta que lleva a la escuela. No estar preparados hace que seamos impuntuales y que no estemos atentos a lo que pasa a nuestro alrededor. 

Jesús hoy nos enseña a ser puntuales, no solo con nuestros horarios de levantada, de ir a la escuela, de hacer las tareas, sino a ser puntuales con nuestra vida, a vivirla como niños, sacando tiempo para la diversión, el deporte, la amistad, pero especialmente sacando tiempo para hacer el bien a los demás. Jesús nos enseña que para estar preparados debemos ser responsables en las tareas que nos encomiendan y buenos con todas las personas.

Salmo 32

R/.  Dichoso el pueblo escogido por Dios.

  • Que los justos aclamen al Señor; 
    es propio de los justos alabarlo. 
    Feliz la nación cuyo Dios es el Señor, 
    dichoso el pueblo que eligió por suyo.  
    R.
  • Cuida el Señor de aquellos que lo temen 
    y en su bondad confían; 
    los salva de la muerte 
    y en épocas de hambre les da vida. 
    R.
  • En el Señor está nuestra esperanza, 
    pues Él es nuestra ayuda y nuestro amparo. 
    Muéstrate bondadoso con nosotros, 
    puesto que en ti, Señor, hemos confiado.   
    R.

Lectura del santo evangelio san Lucas (12, 32-48).

“Estén preparados”

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:
–No temas, rebañito mío, porque tu Padre ha tenido a bien darte el Reino. Vendan sus bienes y den limosnas. Acumulen en el cielo un tesoro que no se acaba, allá donde no llega el ladrón, ni carcome la polilla. Porque donde está su tesoro, ahí estará su corazón.
Estén listos, con la túnica puesta y las lámparas encendidas. Sean semejantes a los criados que están esperando a que su señor regrese de la boda, para abrirle en cuanto llegue y toque. Dichosos aquellos a quienes su señor, al llegar, encuentre en vela.
Fíjense en esto: si un padre de familia supiera a qué hora va a venir el ladrón, estaría vigilando y no dejaría que se le metiera por un boquete en su casa. Pues también ustedes estén preparados, porque a la hora en que menos lo piensen vendrá el Hijo del hombre.
Entonces Pedro le preguntó a Jesús:
–¿Dices esta parábola solo por nosotros o por todos?
El Señor le respondió:
–Supongan que un administrador, puesto por su amo al frente de la servidumbre, con el encargo de repartir a su tiempo los alimentos, se porta con fidelidad y prudencia. Dichoso este siervo, si el amo, a su llegada, lo encuentra cumpliendo con su deber. Yo les aseguro que lo pondrá al frente de todo lo que tiene. Pero si este siervo es irresponsable, su amo lo castigará severamente y le hará correr la misma suerte que a los hombres desleales.
El servidor que, conociendo la voluntad de su amo, no haya preparado ni hecho lo que debía, recibirá muchos azotes; pero el que, sin conocerla, haya hecho algo digno de castigo, recibirá pocos.
Al que mucho se le da, se le exigirá mucho, y al que mucho se le confía, se le exigirá mucho más.

Celebrante: Palabra del Señor.
Todos: Gloria a ti, Señor, Jesús.

Canto

Levántate, pueblo mío

Levántate, pueblo mío,
pueblo mío, levántate, viene el Señor;
Él brilla ya en sus calles,
en sus plazas y en los hombres 
donde hay amor.

/Levántate, pueblo mío,
despierta porque sale el sol;
su fuego brilla en la mañana,
el viento canta con su voz/.


Oración

Padre lleno de amor y de bondad, te pedimos que podamos hacer siempre los actos buenos que son de tu agrado, para poder vivir siempre más unidos a ti y ser fieles testimonios de tus enseñanzas dentro de nuestras familias y amigos.  Amén.

Complementen la meditación del evangelio de este día compartiendo en familia la siguiente historieta:


¡En el coliseo!

Una gran multitud se reunió en el coliseo de Los Ángeles para escuchar al padre James Keller (1900-1977). En medio de su prédica, el padre dijo: 
–No se asusten: ahora apagaremos las luces. 
El estadio quedó en total oscuridad. Entonces el padre dijo que iba a encender un fósforo y pidió que quienes lo vieran brillar pronunciaran con fuerza la palabra “sí”. Cuando ese puntico de fuego se encendió en la oscuridad, inmediatamente un poderoso “sí” se escuchó en todo el estadio. El padre continúo diciendo: 
–Miren: cualquier obra buena puede brillar en un corazón en tinieblas. Por pequeña que sea, nunca queda oculta a los ojos de Dios. Imagínense qué pasaría si ahora todos encendieran sus fósforos.


Las buenas obras deben  acompañar nuestra vida,  esto es actuar conforme a  la voluntad de Dios.