Filtros

Libros

Multimedia

Autor

Educación

Actividades

Logo San Pablo

Celebremos el Domingo

04 Agosto 2019


No. 1080 – Decimoctavo Domingo Ordinario – Ciclo C

Esta semana / Agosto 04

¡El mensaje!


El Señor hoy nos cuenta la parábola de aquel hombre rico que destruye su granero viejo para hacer uno nuevo y más grande. Al momento de construir su nuevo granero, el dueño se dio cuenta de que le faltaban algunas partes. Diviértete hoy ubicando aquellas piezas que le hacen falta a este hombre para terminar su nuevo granero.

San Sixto II (Papa y mártir) 

Es el siglo III en el Imperio romano, todo es paz para los cristianos gracias a Salomina, la esposa del emperador Valeriano. Sin embargo, Valeriano se dejó influenciar por las ideas de Macriano, un consejero imperial, y decidió iniciar una persecución contra los cristianos conocida como “La persecución de Valeriano”. Al mismo tiempo fallece el papa Esteban I. Al quedar la Iglesia cristiana sin pastor y con una persecución despiadada, el 30 de agosto eligieron a Sixto II como Papa.

Sixto II vivió las dos persecuciones de Valeriano, pero no se destacó por esto, sino por su discusión sobre el bautismo para aquellos que habían dejado de ser cristianos y querían volver a la Iglesia. Mantuvo buenas relaciones con Cipriano, quien era obispo de una ciudad llamada Cartago, al norte de África. Antes del año de pontificado, el papa Sixto fue al cementerio de san Calixto a celebrar la misa con sus diáconos, allí lo atacaron unos soldados romanos. Sixto predijo la muerte de uno de sus diáconos llamado Lorenzo, de quien se celebra su memoria el 10 de agosto.

Oración de los Fieles

  • Por la santa Iglesia, para que pueda recorrer los caminos del Señor, escuchando su voz, y así pueda ser alimentada abundantemente por los frutos del Espíritu.  Oremos.
  • Por los que acumulan riquezas y se olvidan de los demás, para que comprendan que la felicidad no depende de sus bienes, sino del amor a Dios y al prójimo. Oremos.
  • Por nosotros, para que comprendamos que lo importante no son las cosas materiales, sino nuestra relación amorosa con las demás personas.  Oremos.

Mi mensaje

Muchas veces también los niños pensamos que nuestra felicidad depende de las cosas materiales: de los juguetes que tenemos, de los cuadernos, que deben ser los más bonitos, de la ropa, los videojuegos, etc. Pero Jesús hoy nos enseña que no debemos poner nuestra confianza solo en los bienes materiales, sino en la relación que tengamos con Dios y con las demás personas, en especial con nuestra familia.

Por este motivo, Jesús hoy nos recomienda que debemos alejarnos de la avaricia, es decir, de la tentación de tener muchas cosas y nos invita a buscar la felicidad al lado de quienes amamos, para que los momentos que nos hagan felices queden vivos en nuestro recuerdo y en nuestro corazón. No lo olvides, la felicidad está en el amor, la amistad y la alegría que diariamente podemos compartir con las demás personas.

Salmo 89

R/. Señor, ten compasión de nosotros.

  • Tú haces volver al polvo a los humanos,
    diciendo a los mortales que retornen.
    Mil años son para ti como un día,
    que ya pasó; como una breve noche.   
    R.
  • Nuestra vida es tan breve como un sueño;
    semejante a la hierba,
    que despunta y florece en la mañana
    y por la tarde se marchita y se seca.  
    R.
  • Enséñanos a ver lo que es la vida
    y seremos sensatos.
    ¿Hasta cuándo, Señor, vas a tener
    compasión de tus siervos? ¿Hasta cuándo?  
    R.

Lectura del santo evangelio san Lucas (12, 13-21).

¿De quién serán nuestros bienes?

En aquel tiempo, hallándose Jesús en medio de una multitud, un hombre le dijo:
–Maestro, dile a mi hermano que comparta conmigo la herencia.
Pero Jesús le contestó:
–Amigo, ¿quién me ha puesto como juez en la distribución de herencias?
Y dirigiéndose a la multitud, dijo:
–Eviten toda clase de avaricia, porque la vida del hombre no depende de la abundancia de los bienes que posea.
Después les propuso esta parábola:
–Un hombre rico obtuvo una gran cosecha y se puso a pensar: “¿Qué haré, porque no tengo ya en dónde almacenar la cosecha? Ya sé lo que voy a hacer: derribaré mis graneros y construiré otros más grandes para guardar ahí mi cosecha y todo lo que tengo. Entonces podré decirme: Ya tienes bienes acumulados para muchos años; descansa, come, bebe y date a la buena vida”. Pero Dios le dijo: “¡Insensato! Esta misma noche vas a morir. ¿Para quién serán todos tus bienes?”.
Después de esto, Jesús agregó:
–Lo mismo le pasa al que amontona riquezas para sí mismo y no se hace rico de lo que vale ante Dios.

Celebrante: Palabra del Señor.
Todos: Gloria a ti, Señor, Jesús.

Canto

No vayas triste en soledad

Iglesia soy y tú también,
en el bautismo renacimos 
a una vida singular.
Y al confirmar hoy nuestra fe,
lo proclamamos compartiendo 
el mismo pan.

No vayas triste, en soledad,
ven con nosotros y verás
a los hermanos caminando en el amor.
Ven con nosotros y serás 
en la familia un hijo más,
iremos juntos caminando en el amor.


Oración

Dios Padre, ayúdanos a confiar cada vez más en ti y no permitas que nos apeguemos demasiado a las cosas materiales, para que en nuestro corazón siempre haya un espacio para pensar en todos los hermanos que necesitan de nuestra solidaridad y apoyo.   Amén.

Complementen la meditación del evangelio de este día compartiendo en familia la siguiente historieta:


¡La sepultura!

Después del funeral, un señor rico va a ser depositado en la tumba. En un rincón aparte, un hombre llora. 
Se le acerca un amigo para consolarlo y le dice: 
–¿Por qué lloras tanto? Al fin y al cabo ustedes no eran parientes. 
–Tiene razón. Lloro precisamente por eso.


El apego al dinero puede ocupar nuestra mente noche y día y en todas partes, lo más importante es hacernos ricos ante Dios.