Filtros

Libros

Multimedia

Autor

Educación

Actividades

Logo San Pablo

Celebremos el Domingo

30 Junio 2019


No. 1075 – Decimotercer Domingo Ordinario – Ciclo C

Esta semana / Junio 30

¡El mensaje!


Jesús quiso invitar a un joven llamado Mateo a seguirlo en la misión, pero el joven no escuchó las recomendaciones que el Señor le hacía y se fue a despedir primero de su familia. Allí le dieron tantas cosas para el viaje que Mateo, aunque había pagado una barca bastante rápida, nunca pudo alcanzar a Jesús y a sus discípulos. Diviértete hoy buscando la sombra justa y anímate a escuchar el llamado que te hace Jesús para seguirlo con entusiasmo y fidelidad. 

Santa María Goretti (Virgen y mártir) 

Nació el 16 de octubre de 1890 en Corinaldo (Italia). Su familia solo tenía una pequeña parcela y dos vacas para sostenerla a ella y a sus tres hermanos. Mientras sus padres trabajaban en el campo, María se dedicaba a cuidar a sus hermanitos más pequeños, a arreglar la casa y a prepararse para la primera comunión. A los diez años murió su papá y junto con su mamá Assunta tuvieron que doblar esfuerzos para sacar la familia adelante. 
Muy cerca vivía Alejandro Serenelli, un joven de 20 años que se había dedicado a las lecturas impuras, corrompiéndose interiormente. Alejandro seducía constantemente a María, pero ella lo rechazaba diciéndole que la impureza alejaba de Dios. Un día la llevó a la fuerza a un cuarto oscuro y trató de abusar de ella, pero María se defendió con todas sus fuerzas mientras le repetía: “¡No! ¡No! Alejandro, te irás al infierno”. Alejandro sintió mucha ira, entonces tomó un cuchillo e hirió 14 veces su frágil cuerpo. María, ofreciendo todos sus dolores a la Virgen Santísima y perdonando a Alejandro, murió el 6 de julio de 1902. El papa Pío XII la canonizó el 24 de junio de 1950.

Oración de los Fieles

  • Para que los niños que viven tristes, a causa de la pobreza, sean guiados por el Espíritu de Dios y encuentren una mano amiga que les devuelva la felicidad.  Oremos.
  • Para que cada día podamos reconocer y valorar el esfuerzo que nuestros padres hacen para ofrecernos lo necesario para crecer sanos y fuertes en la fe. Oremos.
  • Para que los que dirigen nuestro país sean guiados por la sabiduría de Dios, den cumplimiento a sus promesas y se promueva el desarrollo de todos. Oremos.

Mi mensaje

A veces son muchas las metas que nos proyectamos llevar a feliz término y creemos poder cumplirlas hasta que emprendemos el viaje y empezamos a experimentar que no todo nos sale como teníamos planeado. Sin embargo, seguir un objetivo o una meta implica no desfallecer por ningún motivo y asumir las caídas con tranquilidad.

Implica también saber organizar las cosas en orden de importancia. ¿Qué estaría primero, el video juego o hacer la tarea para el día siguiente? También en el pasaje del evangelio de hoy Jesús nos recuerda que si queremos seguirlo no debemos mirar hacia otro lado, es decir, no debemos sacar excusas, por ejemplo, para no estar en un momento de oración. Jesús hoy nos invita a ser firmes en las decisiones que vayamos a tomar, a estar convencidos, a sentirnos seguros de que lo vamos a lograr con la ayuda de Dios.

Salmo 15

R/. Enséñanos, Señor, el camino de la vida.

  • Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti; 
    yo digo al Señor: “Tú eres mi bien”. 
    El Señor es el lote de mi heredad y mi copa; 
    mi suerte está en tu mano.  
    R.
  • Bendeciré al Señor, que me aconseja, 
    hasta de noche me instruye internamente. 
    Tengo siempre presente al Señor, 
    con Él a mi derecha no vacilaré.  
    R.
  • Por eso se me alegra el corazón, 
    se gozan mis entrañas y mi carne descansa serena. 
    Porque no me entregarás a la muerte, 
    ni dejarás a tu fiel conocer la corrupción. 
    R.

Lectura del santo evangelio san Lucas (9, 51-62).

Te seguiré adonde quiera que vayas

Cuando ya se acercaba el tiempo en que tenía que salir de este mundo, Jesús tomó la firme determinación de emprender el viaje a Jerusalén. Envió mensajeros por delante y ellos fueron a una aldea de Samaria para conseguirle alojamiento; pero los samaritanos no quisieron recibirlo, porque supieron que iba a Jerusalén. Entonces sus discípulos Santiago y Juan le dijeron:
–Señor, ¿quieres que hagamos bajar fuego del cielo para que acabe con ellos?
Pero Jesús se volvió hacia ellos y los reprendió.
Después se fueron a otra aldea. Mientras iban de camino, alguien le dijo a Jesús:
–Te seguiré a dondequiera que vayas.
Jesús le respondió:
–Las zorras tienen madrigueras y los pájaros nidos; pero el Hijo del hombre no tiene en dónde reclinar la cabeza.
A otro, Jesús le dijo:
–Sígueme.
Pero él le respondió:
–Señor, déjame ir primero a enterrar a mi padre.
Jesús le replicó:
–Deja que los muertos entierren a sus muertos. Tú, ve y anuncia el Reino de Dios.
Otro le dijo:
–Te seguiré, Señor; pero déjame primero despedirme de mi familia.
Jesús le contestó:
El que empuña el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios.

Celebrante: Palabra del Señor.
Todos: Gloria a ti, Señor, Jesús.

Canto

Canción del misionero

Señor, toma mi vida nueva
antes de que la espera desgaste años en mí.
Estoy dispuesto a lo que quieras,
no importa lo que sea, tú llámame a servir.
Llévame donde los hombres
necesiten tus palabras
necesiten mis ganas de vivir;
donde falte la esperanza,
donde falte la alegría
simplemente por no saber de ti.


Oración

Tú, Señor, que nos llamas a seguirte con plena confianza, concédenos la capacidad de rechazar todas aquellas cosas materiales que van en contra de tu voluntad y guíanos con tu Palabra para elegirte a ti y no a las cosas pasajeras que nos alejan de tu amor.  Amén.

Complementen la meditación del evangelio de este día compartiendo en familia la siguiente historieta:


¡Ladrón de hijas!

Un reconocido político y escritor francés del siglo XIX, tenía una hija de veinte años que era el esplendor de la casa. Un día ella le confió a su padre que deseaba entrar en un convento. El papá se enterneció y quedó afectado por la noticia, por ello le preguntó: 
–¿Te falta algo aquí?
–No, papá, pero has sido tú quien con tu libro sobre los monjes de occidente me has enseñado que a Dios no le debemos ofrecer corazones abatidos ni almas destrozadas. Yo quiero entregarle mi corazón a Dios aceptando el llamado que me hace a través de su Hijo.
El escritor concluyó: 
–¡Realmente Dios sabe cómo robarnos a nuestras hijas!


¡También hoy Jesús sigue siendo fascinante. Encontrarse con Él es lo más oportuno en esta vida!