Filtros

Libros

Multimedia

Autor

Educación

Actividades

Logo San Pablo

Celebremos el Domingo

02 Junio 2019


No. 1071 – Ascensión del Señor – Solemnidad – Ciclo C

Esta semana / Junio 02

¡El mensaje!


Los que contemplaban cómo Jesús iba ascendiendo poco a poco al cielo, les dio mucha curiosidad de saber hacia dónde iba, por ello se dirigieron a la montaña más alta para tratar de verlo por mucho más tiempo. Ayúdale a estas personas a encontrar el camino correcto para que puedan disfrutar un poco más de la presencia de Jesús 
en sus vidas.

Santos Carlos Luanga y compañeros

En Uganda, un país del África, entraron a predicar el Evangelio los padres Blancos del cardenal Lavigerie y pronto hubo muchos negros convertidos al catolicismo. Esta religión les cambió muy notablemente su modo de pensar, pues los que se iban convirtiendo al cristianismo empezaron a diferenciar entre lo bueno y lo malo, lo permitido y lo no permitido, por ello inmediatamente condenaron los actos de homosexualidad que el rey Mwanga cometía con niños, insistiéndole repetidamente que era un acto totalmente prohibido por la Biblia y que iba contra la Ley Divina. 
El rey Mwanga se enojó muchísimo y decretó la muerte de todos los cristianos del país. El primero de los mártires fue Carlos, quien murió junto con otros 21 compañeros cristianos el 3 de junio de 1886 en Rubagam; los demás mártires murieron entre el 26 de mayo de 1886 y el 27 de enero de 1887. Carlos Luanga y compañeros son los primeros mártires cristianos del África Negra, los cuales fueron canonizados todos por Pablo VI en 1964.

Oración de los Fieles

  • Para que la Iglesia de Dios reciba la fortaleza del Espíritu Santo y así pueda dar testimonio de Jesús y del Evangelio hasta los últimos rincones de la tierra.  Oremos.
  • Para que cada uno de nosotros, llenos de gozo como los apóstoles, alabemos a Dios continuamente porque es bueno y nos ama con amor de Padre.   Oremos.
  •  Para que los jóvenes no se dejen seducir por propuestas de vida fáciles y sean fieles a los principios de vida que promueve la fe cristiana. Oremos.

Mi mensaje

Hoy celebramos la Ascensión de Jesús al cielo y su triunfo total y definitivo sobre la muerte. Hoy Jesús nos recuerda que la resurrección es un hecho real y por eso se aparece a los discípulos para que den testimonio de este acontecimiento llevado a cabo como estaba escrito en las Escrituras. Por ello debemos mantener viva la esperanza, así como cuando un familiar está lejos y esperamos verlo nuevamente, o como cuando una mujer está embarazada y espera con alegría ver a su hijo(a) nacer.

Dios siempre estará cerca de nuestros sufrimientos, de nuestro dolor para levantarnos. De ahí que no debamos sentirnos solos en los momentos difíciles de la vida, pues Jesús hoy nos da su bendición y la certeza de que nunca nos abandonará y de que cuando nuestra vida termine aquí nos espera una vida eterna.

Salmo 46

R/.   Dios asciende entre aclamaciones; el Señor, al son de trompetas.

  • Aplaudan, pueblos todos;
    aclamen al Señor, de gozo llenos;
    que el Señor, el Altísimo, es terrible
    y de toda la tierra, rey supremo.  
    R.
  • Entre voces de júbilo y trompetas,
    Dios, el Señor, asciende hasta su trono.
    Cantemos en honor de nuestro Dios,
    al rey honremos y cantemos todos.  
    R.
  • Porque Dios es el rey del universo, 
    cantemos el mejor de nuestros cantos. 
    Reina Dios sobre todas las naciones 
    desde su trono santo.  
    R.

Lectura del santo evangelio san Lucas (24, 46-53).

Jesús sube al cielo

En aquel tiempo, Jesús se apareció a sus discípulos y les dijo:
–Está escrito que el Mesías tenía que padecer y había de resucitar de entre los muertos al tercer día, y que en su nombre se había de predicar a todas las naciones, comenzando por Jerusalén, la necesidad de volverse a Dios y el perdón de los pecados. Ustedes son testigos de esto. Ahora yo les voy a enviar al que mi Padre les prometió. Permanezcan, pues, en la ciudad, hasta que reciban la fuerza de lo alto.
Después salió con ellos fuera de la ciudad, hacia un lugar cercano a Betania; levantando las manos, los bendijo, y mientras los bendecía, se fue apartando de ellos y elevándose al cielo. Ellos, después de adorarlo, regresaron a Jerusalén, llenos de gozo, y permanecían constantemente en el templo, alabando a Dios.

Celebrante: Palabra del Señor.
Todos: Gloria a ti, Señor, Jesús.

Canto

Espíritu Santo, ven, ven

Espíritu Santo, ven, ven; 
Espíritu Santo, ven, ven;
Espíritu Santo, ven, ven, 
en el nombre de Jesús.
Acompáñame, ilumíname, 
tú cada día.
Acompáñame, ilumíname, 
Espíritu Santo, ven.


Oración

Oh Dios, que preparaste para tu Hijo Jesús un lugar en el cielo, concédenos que también un día nosotros podamos estar junto a ti, gozando de tu presencia eterna en unión con Jesús, con María y con todos los santos.  Amén.

Complementen la meditación del evangelio de este día compartiendo en familia la siguiente historieta:


¡El filósofo y el campesino!

Un filósofo, al ver que un campesino nunca perdía su serenidad, le preguntó cuál era su secreto para vivir siempre feliz: 
–Mi secreto es que yo hago buen uso de los ojos. 
El filósofo le pregunta: 
–No entiendo este secreto; yo quiero una explicación. 
El campesino le dijo: 
–Es muy fácil, cuando se me presenta alguna situación difícil, ante todo miro el cielo que me espera y pienso: “Esto también pasará”. Luego miro la tierra y me digo: “¿Por qué razón tengo que agitarme, si luego tendré que calmarme?”.


¡Mira al cielo y piensa cuánto desea Dios que seas feliz!