Filtros

Libros

Multimedia

Autor

Educación

Actividades

Logo San Pablo

Celebremos el Domingo

03 Marzo 2019


No. 1055 – Octavo Domingo Ordinario – Ciclo C

Esta semana / Marzo 03

¡El mensaje!


Jesús nos dice hoy en el evangelio que si un ciego guía a otro ciego, los dos pueden caer en un hoyo. Agradece hoy a Dios el don de tu visión, ayudando a este ciego a pasar el laberinto sin caer en el hoyo.

San Casimiro (Príncipe de Polonia) 

Casimiro nació en Cracovia (Polonia) el 3 de octubre de 1458. Fue el tercero de los trece hijos que tuvieron Casimiro IV Jaguellón, soberano de Polonia y de Lituania e Isabel de Austria. Doña Isabel era muy católica y quiso dar a sus hijos una buena formación religiosa, por ello le encargó al padre Juan, un hombre muy santo, que se dedicara a infundir a todos sus hijos amor al estudio y a tener un espíritu de oración profundo. 

Cuando cumplió los veinte años san Casimiro tuvo la oportunidad de ocupar altos cargos públicos y de casarse con una jovencita de su misma clase social, pero él renunció al matrimonio y prometió ser casto toda la vida. También renunció a cualquier título de honor y se dedicó a llevar una vida austera, penitente y de gran devoción a la Virgen María. Fue un príncipe que dio ejemplo de humildad, pues no vestía lujosamente, dormía en el suelo y trataba a los demás con extrema generosidad, bondad y gentileza. Muy joven empezó a sufrir de tuberculosis, enfermedad que le causó la muerte el 4 de marzo de 1484.

Oración de los Fieles

  • Por las personas que cada domingo se reúnen a celebrar la Eucaristía, para que en sus hogares vivan según las enseñanzas de Jesús. Oremos.
  • Por quienes desconocen la ayuda de Dios y confían solo en sus propias fuerzas, para que se dejen guiar por Él y lo acepten con un corazón sencillo. Oremos.
  • Por las familias que sufren, para que encuentren en Jesucristo el amor y el consuelo necesario para superar la tristeza y la angustia. Oremos.

Mi mensaje

El evangelio nos recuerda que la abundancia de los frutos, es decir, de nuestras obras, dependerán de lo que tengamos cultivado en nuestro corazón. En nuestra vida tenemos la opción de cultivar tanto cosas buenas (solidaridad, paz, obediencia, responsabilidad) como cosas negativas (juzgar al otro, rencor, envidia, celos), pero depende de nosotros saber elegir, ya que los verdaderos pilotos del avión, es decir, de nuestras vidas, somos nosotros mismos.

Por otra parte, Jesús nos indica cuál es el camino que debemos seguir cuando queremos corregir o dar consejos a los demás: “Saca primero la viga que llevas en tu ojo”. Con esto nos quiere decir que no podemos juzgar el comportamiento del otro sin antes revisar nuestra propia vida. Por eso debemos pedir a Dios la capacidad de ver nuestros defectos para no convertirnos en “guías ciegos” de los demás.

Salmo 91

R/. ¡Qué bueno es darte gracias, Señor!

  • ¡Qué bueno es darte gracias, Dios altísimo,
    y celebrar tu nombre,
    pregonando tu amor cada mañana
    y tu fidelidad, todas las noches!  
    R.
  • Los justos crecerán como las palmas,
    como los cedros en los altos montes;
    plantados en la casa del Señor,
    en medio de sus atrios darán flores.  
    R.
  • Seguirán dando fruto en su vejez,
    frondosos y lozanos como jóvenes,
    para anunciar que en Dios, mi protector,
    ni maldad ni injusticia se conocen.  
    R.

Lectura del santo evangelio san  Lucas (6, 39-45)

El árbol se conoce por sus frutos

En aquel tiempo, Jesús propuso a sus discípulos este ejemplo: “¿Puede acaso un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en un hoyo? El discípulo no es superior a su maestro; pero cuando termine su aprendizaje, será como su maestro.
¿Por qué ves la paja en el ojo de tu hermano y no ves la viga que llevas en el tuyo? ¿Cómo te atreves a decirle a tu hermano: ‘Déjame quitarte la paja que llevas en el ojo’, si no adviertes la viga que llevas en el tuyo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga que llevas en tu ojo y entonces podrás ver, para sacar la paja del ojo de tu hermano.
No hay árbol bueno que produzca frutos malos, ni árbol malo que produzca frutos buenos. Cada árbol se conoce por sus frutos. No se recogen higos de las zarzas, ni se cortan uvas de los espinos. El hombre bueno dice cosas buenas, porque el bien está en su corazón, y el hombre malo dice cosas malas, porque el mal está en su corazón, pues la boca habla de lo que está lleno el corazón”.

Celebrante: Palabra del Señor.
Todos: Gloria a ti, Señor, Jesús.

Canto

De nosotros, piedad

De nosotros, piedad, Señor.
De nosotros, piedad, Señor
De nosotros, piedad, Señor.
De nosotros, piedad, Señor.

1. Te ofendimos con el pecado,
no escuchamos tu voz de Padre;
tú, perdónanos por favor;
de nosotros, piedad, Señor. 

2. No te vimos en el hermano,
fuimos ciegos, no lo negamos,
fuimos duros de corazón:
de nosotros, piedad, Señor.


Oración

Dios de amor, ilumínanos por medio de tu Espíritu para que durante este mes escolar obtengamos los mejores frutos; enséñanos a ser más bondadosos y comprensivos para no juzgar nunca a los demás. Amén.

Complementen la meditación del evangelio de este día compartiendo en familia la siguiente historieta:


¡El bolsillo desabotonado!

Durante una inspección un coronel se detuvo, miró al soldado de pies a cabeza y le dijo con dureza: 
–¡Abotona el bolsillo, recluta!
El soldado, muy confundido, balbuceó: 
–¿Tengo que abotonarlo de inmediato, señor coronel? 
–¡Sí, inmediatamente! –le dijo el coronel.
Entonces el soldado se acercó con cautela y abotonó la solapa del bolsillito del coronel.


¡Escucha las palabras de Jesús y te convertirás en una gran luz para las demás personas!

;