Filtros

Libros

Multimedia

Autor

Educación

Actividades

Logo San Pablo

Celebremos el Domingo

24 Febrero 2019


No. 1054 – Séptimo Domingo Ordinario – Ciclo C

Esta semana / Febrero 24

¡El mensaje!

Hoy Jesús nos ha dejado un lindo mensaje para ayudarnos a vivir mejor con nuestros semejantes. Si deseas saber cuál es este mensaje, inicia donde indica la flecha y ve saltando de a dos letras hasta que utilices todas las letras sin tener que repetir ninguna de ellas. 

San Gabriel de la Dolorosa (Religioso)

San Gabriel nació en Asís el lº de marzo de 1838. Ese día fue bautizado con el nombre de Francisco en la misma pila bautismal donde fueron bautizados san Francisco y santa Clara. En su infancia le gustaba vestirse bien y era bastante enamorado. Pero a los 18 años se dio cuenta de que toda esa vida mundana no le causaba ninguna satisfacción, por ello decidió entrar a la familia religiosa de los pasionistas. En 1856 recibió el hábito religioso y tomó el nombre de Gabriel de la Dolorosa, por el gran amor que tenía a la Virgen María de los dolores.

Gabriel era un joven alegre, sonriente, acogedor, generoso, sincero, leal, sensible, piadoso y simpático, el cual tenía un amor grandísimo a Dios y a la Virgen de los Dolores. Estas virtudes le ayudaron a vivir en absoluta fidelidad a la Regla, conservando un profundo espíritu de oración y de penitencia. Murió el 27 de febrero de 1862, fue beatificado en 1908 y canonizado en 1920. En 1926, el papa Pío XI lo nombró patrono de la Acción Católica.

Oración de los Fieles

  • Dios nuestro, te pedimos por el bienestar y la unión de las familias, para que se eduque a los niños con amor y responsabilidad. Oremos.
  • Dios de amor, te pedimos por el papa Francisco, por los obispos y sacerdotes, para que con su testimonio nos enseñen a buscar a tu Hijo, Jesucristo. Oremos.
  • Dios de bondad, en tus manos encomendamos a los catequistas para que iluminados por el Espíritu Santo, sepan transmitir la sabiduría que viene de ti. Oremos.

Mi mensaje

Dos valores importantes podemos resaltar para nuestra vida: el amor y el servicio a los demás, incluidas aquellas personas que no son de nuestro total agrado. El amor está muy unido al servicio: si somos capaces de amar, nos queda fácil servir, es decir, de ayudar a quien lo necesite sin importar si hace parte o no de nuestro vecindario o de nuestra familia.

Jesús nos enseña que lo extraordinario de nuestras obras y lo verdaderamente valioso para Dios será aquello que hagamos con las personas que no tienen importancia para nosotros; hacer el bien para Jesús es dar sin esperar, es perdonar, es servir, es ayudar a quien lo necesita. Finalmente, Jesús nos recuerda que todo lo que hagamos por el otro lo hagamos no porque nos cae bien, sino porque nos nace del corazón, pues cuando amamos sin interés alguno estamos cumpliendo los mandamientos del Señor.

Salmo 102

R/. El Señor es compasivo y misericordioso.

  • Bendice, alma mía, al Señor, 
    y todo mi ser a su santo nombre. 
    Bendice, alma mía, al Señor, 
    y no olvides sus beneficios.  
    R.
  • Él perdona todas tus culpas 
    y cura todas tus enfermedades; 
    Él rescata tu vida de la fosa 
    y te colma de gracia y de ternura.  
    R.
  • El Señor hace justicia 
    y defiende a todos los oprimidos; 
    enseñó sus caminos a Moisés 
    y sus hazañas a los hijos de Israel.  
    R.

Lectura del santo evangelio san  Lucas (6, 27-38).

Amen a sus enemigos

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:
–Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian, bendigan a quienes los maldicen y oren por quienes los difaman. Al que te golpee en una mejilla, preséntale la otra; al que te quite el manto, déjalo llevarse también la túnica. Al que te pida, dale; y al que se lleve lo tuyo, no se lo reclames.
Traten a los demás como quieran que los traten a ustedes; porque si aman solo a los que los aman, ¿qué hacen de extraordinario? También los pecadores aman a quienes los aman. Si hacen el bien solo a los que les hacen el bien, ¿qué tiene de extraordinario? Lo mismo hacen los pecadores. Si prestan solamente cuando esperan cobrar, ¿qué hacen de extraordinario? También los pecadores prestan a otros pecadores, con la intención de cobrárselo después.
Ustedes, en cambio, amen a sus enemigos, hagan el bien y presten sin esperar recompensa. Así tendrán un gran premio y serán hijos del Altísimo, porque Él es bueno hasta con los malos y los ingratos. Sean misericordiosos, como su Padre es misericordioso.
No juzguen y no serán juzgados; no condenen y no serán condenados; perdonen y serán perdonados. Den y se les dará: recibirán una medida buena, bien sacudida, apretada y rebosante en los pliegues de su túnica. Porque con la misma medida con que midan, serán medidos”.


Celebrante: Palabra del Señor.
Todos: Gloria a ti, Señor, Jesús.

Canto

Juntos como hermanos

Juntos como hermanos,
miembros de una Iglesia
vamos caminando
al encuentro del Señor.

Un largo caminar
por el desierto bajo el sol,
no podemos avanzar
sin la ayuda del Señor.


Oración

Padre misericordioso, te pedimos que nos ayudes a ser generosos, a compartir con los demás sin esperar nada a cambio y a tratar con amabilidad y respeto también a quienes no son de nuestro agrado. Amén.

Complementen la meditación del evangelio de este día compartiendo en familia la siguiente historieta:


¡Motivos para agradecer!

En una ocasión un misionero fue agredido cuando regresaba a casa después de visitar a los enfermos y de predicar. Esa tarde rezó esta oración: “Quiero agradecer, en primer lugar, porque nunca he sido agredido anteriormente. En segundo lugar, porque se llevaron mi billetera y me dejaron con vida. En tercer lugar porque, aunque se hayan llevado todo, no era mucho. Finalmente, quiero agradecer, porque yo fui el agredido y víctima del robo, y no fui yo el que ha robado”.


¡Debemos agradecer también aquellos momentos y circunstancias que tienen apariencias negativas, porque solo Dios sabe por qué motivo desea que vengan a nuestras vidas!

;