Filtros

Libros

Multimedia

Autor

Educación

Actividades

Logo San Pablo

Celebremos el Domingo

27 Enero 2019


No. 1050 – Tercer Domingo Ordinario – Ciclo C

Esta semana / Enero 27

¡El mensaje!


Después de que Jesús leyó un pasaje del profeta Isaías en público, les dijo una frase a los que estaban presentes que los dejó un poco impresionados. Si deseas saber qué dijo Jesús, organiza correctamente el rompecabezas.

Santo Tomás de Aquino

Nació en el año 1225 en Aquino (Italia) y era hijo de los condes Landolfo y Teodora. Físicamente era un niño robusto, simpático, muy inteligente y apasionado por las cosas de Dios; por ello, en contra de la voluntad de sus padres y de sus hermanos, ingresó a los dominicos y allí recibió su ordenación sacerdotal. Tomás siempre se caracterizó por su humildad y por su gran facilidad para memorizar todo lo que estudiaba y leía.

Después de recibir las enseñanzas de grandes maestros como san Alberto Magno, Tomás se convirtió en un excelente profesor de filosofía y teología. Le gustaba pasar largos ratos en silencio, pensando en Dios, por eso en París lo apodaron “el buey mudo”. Sin embargo, cuando leían sus escritos y lo escuchaban hablar de la pasión del Señor y de la Eucaristía, muchos terminaban llorando de emoción. Cuando empezó a escribir su obra más importante, la Suma Teológica, era tanta su concentración que perdía la noción del tiempo y del espacio. Murió el 7 de marzo de 1274, fue proclamado doctor de la Iglesia por Pío V en 1567 y canonizado por Juan XXII en 1323.

Oración de los Fieles

  • Señor, te pedimos por los sacerdotes, los profesores y catequistas, para que el Espíritu Santo los ilumine en el desempeño de esta misión especial. Oremos.
  •  Señor, te pedimos por los gobernantes de las naciones, para que escuchen a tiempo la voz de las personas que piden que se les respeten sus derechos. Oremos.
  • Señor, te pedimos por los niños, para que en compañía de sus padres participen cada domingo en la Eucaristía, momento de encuentro con Jesús. Oremos.

Mi mensaje

Dios le encomendó a Jesús una misión muy importante: llevar la buena noticia a los pobres, anunciar la liberación a los cautivos, dar vista a los ciegos y la libertad a los oprimidos. Qué maravillosa es la vida cuando se hace algo bueno por los demás, especialmente por las personas más necesitadas. Por eso, cada uno de nosotros, con la ayuda de Dios, debemos ir descubriendo cuál es la misión que vamos a desempeñar en la vida, cómo hacerla provechosa haciendo feliz a las personas con las cuales nos relacionamos a diario.

Jesús vino a este mundo para dar comienzo a un tiempo de gracia, de misericordia para todos y cada uno de nosotros, que también tenemos la misión de anunciar la liberación y la paz. No olvidemos que el Espíritu de Dios habita en nosotros desde el día de nuestro bautismo y es Él quien nos anima para que la Palabra de Dios ilumine nuestra vida y nos señale el camino que debemos seguir.

Salmo 18

R/. Tú tienes, Señor, palabras de vida eterna.

  • La ley del Señor es perfecta
    y es descanso del alma;
    el precepto del Señor es fiel
    e instruye al ignorante. 
    R.
  • Los mandatos del Señor son rectos
    y alegran el corazón;
    la norma del Señor es límpida
    y da luz a los ojos.  
    R.
  • La voluntad del Señor es pura
    y eternamente estable;
    los mandatos del Señor son verdaderos
    y eternamente justos. 
    R.

Lectura del santo evangelio san  Lucas (1, 1-4; 4, 14-21).

“Hoy se ha cumplido esta Escritura”

Esto dice san Lucas a su amigo Teófilo y a todos sus lectores acerca de su obra que ha escrito:
–Muchos han tratado de escribir la historia de las cosas que pasaron entre nosotros, tal y como nos las transmitieron los que las vieron desde el principio y que ayudaron en la predicación. Yo también, ilustre Teófilo, después de haberme informado minuciosamente de todo, desde sus principios, pensé escribírtelo por orden, para que veas la verdad de lo que se te ha enseñado.
Luego de esta presentación de su evangelio, Lucas describe un episodio muy importante en la vida de Jesús:
–Después de que Jesús fue tentado por el demonio en el desierto, impulsado por el Espíritu, volvió a Galilea. Iba enseñando en las sinagogas; todos lo alababan y su fama se extendió por toda la región. Fue también a Nazaret, donde se había criado. Entró en la sinagoga, como era su costumbre hacerlo los sábados, y se levantó para hacer la lectura. Se le dio el volumen del profeta Isaías, lo desenrolló y encontró el pasaje en que estaba escrito:
“El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para llevar a los pobres la Buena Nueva, para anunciar la liberación a los cautivos y la curación a los ciegos, para dar libertad a los oprimidos y proclamar el año de gracia del Señor”.
Cuando Jesús terminó de leer, enrolló el volumen, lo devolvió al encargado y se sentó. Los ojos de todos los asistentes a la sinagoga estaban fijos en Él. Entonces comenzó a hablar, diciendo:
–Hoy mismo se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír.

Celebrante: Palabra del Señor.
Todos: Gloria a ti, Señor, Jesús.

Canto

Alabaré

Alabaré, alabaré, alabaré.
Alabaré, alabaré, a mi Señor/.

1. Juan vio el número de los redimidos
y todos alababan al Señor.
Unos cantaban, otros oraban
y todos alababan al Señor.


Oración

Oh Dios, te damos gracias por la Sagrada Biblia, que es tu Palabra de amor, y te pedimos que nos envíes el Espíritu Santo para que nos ilumine y nos ayude a entender mejor su mensaje y a ponerlo en práctica todos los días 
de nuestra vida.

Complementen la meditación del evangelio de este día compartiendo en familia la siguiente historieta:


¡El mono y la jirafa!

La jirafa era realmente hermosa, alta, flexible y ciertamente no le faltaba la vanidad. Su pasatiempo consistía en pasearse por el bosque para que la admiraran. 
Pero un día se encontró con un mono que comprendió de inmediato sus intenciones. 
–¡Cuán linda eres! Cuán alta –le repetía–. Y diciendo eso la condujo hasta una palmera cargada de dátiles. 
La jirafa quería comerlos, pero estaban muy altos para ella. En cambio, el mono se trepó aprisa por su cuello y se los comió todos.


¡Con un poco de iniciativa se pueden aprovechar los talentos de los demás también para nuestro servicio!

;