Hola invitado, bienvenido! Registrate o Ingresa

Mi carrito
0 Producto(s)

Vigesimoctavo Domingo Ordinario – Ciclo A- Amiguitos

Celebremos el Domingo

Vigesimoctavo Domingo Ordinario – Ciclo A- Amiguitos

Complementen la meditación del evangelio de este día compartiendo en familia la siguiente reflexión:

¡LAS HERIDAS!
 
Un hombre murió y llegó a la puerta del cielo. Como era el mismo Jesús quien estaba dando la bienvenida al cielo, lo miró atentamente y después le dijo:
 
–Muéstrame tus heridas.
 
Sorprendido, el hombre replicó:
 
–¿Heridas? Yo no tengo heridas.
 
Jesús, entonces, le dijo:
 
–No tienes ni una sola herida. Nunca se te ocurrió pensar en alguna cosa por la cual valiera la pena luchar.
 
 
¡No es posible entrar al banquete del Reino de Dios sin habernos revestido del traje de fiesta. Las heridas nos ponen en contacto con nuestro corazón!